Opinión

EL DÍA DE LA BANDERA DEBERÍA SER FERIADO NACIONAL NO LABORABLE

COLUMNA: MIGUEL ÁNGEL RODRÍGUEZ MACKAY

07 de Junio del 2019 - 07:00 Miguel Ángel Rodríguez Mackay

Hoy es el Día de la Bandera del Perú. El símbolo patrio por el cual debemos dar hasta la vida. Alfonso Ugarte, porque estaba convencido, lo hizo. En efecto, la cogió y para que no cayera en manos del enemigo, se lanzó con su caballo desde el Morro de Arica al abismo dejando intacto el honor nacional. Ni hablar de Bolognesi, cuya sacrosanta respuesta al emisario chileno Salvo, un día antes de la batalla, asombró al mundo quedando inmortalizadas las palabras que todos repetimos desde niños: “TENGO DEBERES SAGRADOS QUE CUMPLIR Y LOS CUMPLIRÉ HASTA QUEMAR EL ÚLTIMO CARTUCHO”, pues pudiendo rendirse decidió, junto con todos los valientes soldados que lo acompañaron, morir por el honor nacional. No fueron suicidas o kamikazes. No. Amaron a su patria más que a ellos mismos y solamente pensaron en el Perú sin importarles sus familias ni sus proyectos personales como a todo mortal, entonces, se volvieron héroes por su arrojo cruzando el umbral del respetado cumplimiento del deber. Pero expresar fidelidad y amor a la bandera, y reconocerla como el símbolo más excelso, es una tarea que se construye en la casa y fuera de ella por el Estado con educación. Los hijos que aman a sus padres serán siempre mejores ciudadanos; aquel que es fiel a la bandera jamás será un traidor de su patria, de su jefe o de su amigo; aquel que profesa un juramento a la bandera entiende lo que significa el cumplimiento de la palabra empeñada.

Solo los mediocres creen que la bandera es un símbolo del protocolo y los miserables e infelices la terminan ninguneando como si fuera un trapo. Todo puede cambiar si invertimos en educación, lo que no se ha hecho en casi 200 años. Así seremos más unidos porque no lo somos; así seremos una sociedad con menos fracturas porque las tenemos; así seremos la patria grande en la que soñó Basadre. Así le habremos dado vuelta a la sociedad de la derrota para volvernos el pueblo de la victoria. Mientras no invirtamos en educación, no habrá amor a la patria y seguiremos siendo un país vulnerable. Los gringos, que tanto critican los caviares, son nacionalistas. Celebran el Memorial Day o Día de los Caídos, que es feriado nacional no laborable. El 7 de junio debería serlo para los peruanos. El Bicentenario lo amerita. 

tags