Opinión

El Estado empresario

COLUMNA: IVÁN SLOCOVICH

04 de Junio del 2019 - 07:30 IVÁN SLOCOVICH PARDO

Qué habrá pasado por la cabeza del ministro de Justicia y Derechos Humanos, Vicente Zeballos, para que en medio de la convulsión política que vive el país haya salido en televisión a afirmar que no se debe tener miedo a un “Estado empresario” con participación en “sectores estratégicos” como la actividad portuaria, petrolera o minera. Incluso esto va en contra de la actual Constitución, que todos debemos respetar. De terror.

Lo que planteó el titular de Justicia y Derechos Humanos, que es a su vez el asesor legal del Presidente y del equipo ministerial, es una receta que ha fracasado antes en el Perú y en la mayoría de países de la región, donde empresas públicas como Aeroperú, Enapu Perú, Minero Perú, Enafer Perú, Compañía Peruana de Teléfonos y Entur Perú, entre otras, han sido eternos focos de ineficiencia y corrupción. Preocupa que haya opiniones así en el gabinete.

Quizá el ministro Zeballos debería analizar un poco la historia reciente del país para conocer que uno de los factores claves que nos llevaron al descalabro económico que tuvo su pico a fines de los 80 fue la ineficiencia del “Estado empresario” para administrar elefantes blancos como los mencionados, a donde por lo general se entraba a trabajar con un “tarjetazo” o con el carné del partido del gobierno de turno. Felizmente el presidente Vizcarra lo aclaró desde Tacna.

Además, el ministro Zeballos debe recordar que en abril del 2016 la mayoría de peruanos no votó por las propuestas del Frente Amplio de Verónika Mendoza, sino por Peruanos Por el Kambio (PPK), que ofrecía todo lo contrario a un “Estado empresario”. Irónico que el propio ministro en mención haya sido elegido congresista por la agrupación que lideró Pedro Pablo Kuczynski y que tenía en la plancha al actual mandatario, Martín Vizcarra.

Por estos días el país vive momentos complicados como para que el titular de Justicia y Derechos Humanos, a quien se ve muy cerca del jefe de Estado, salga con este tipo de propuestas, cuya sola mención genera un ruido que afecta más el ambiente enrarecido que ya respiramos. Si el ministro y congresista Zeballos quiere promover un “Estado empresario” como el que ya fracasó, podría proponerlo a través de una candidatura presidencial en el 2021. Quizá le vaya bien.

tags