Opinión

El factor Guerrero

Columna de Juan Carlos Gambirazio

29 de Octubre del 2017 - 07:20 Juan Carlos Gambirazio

La selección está a pocos días de jugar uno de sus partidos más importantes en los últimos 20 años y su máxima figura corre el riesgo de no estar, al menos, en el primer partido ante Nueva Zelanda. Paolo Guerrero, responsable en buena parte de que nos encontremos donde estamos, arrastra una lesión que puso en alerta a todo el país.Es en ese escenario que la FPF -dejando claro desde un principio que guarda el mayor de los respetos por los protocolos establecidos por la FIFA- ha intentado apelar a la comprensión del Flamengo para que libere al delantero antes de la fecha que se estipula por reglamento, a fin de continuar con el tratamiento de su lesión en Lima, de cara a los partidos contra los oceánicos. El pedido llega en un contexto complicado para el club brasileño, pues la idea de Reinaldo Rueda, DT del “Mengao”, es recuperar al delantero para el partido de vuelta por los cuartos de final de la Copa Sudamericana ante Fluminense, el miércoles 1 de noviembre. En principio, se estimaba que la lesión de Guerrero lo descartaba para este partido y, en base a esa premisa, la idea de que se cuente con él antes de lo previsto no era descabellada. Sin embargo, el viernes, Rueda se pronunció sobre el tema e hizo hincapié en la intención del club por cumplir a rigurosidad con los plazos establecidos para ceder al jugador.Rueda dejó claro que necesita a Guerrero y que espera recuperarlo para ese partido. Debe tenerse en cuenta que la Copa Sudamericana es, prácticamente, el único título que Flamengo está en condiciones de ganar esta temporada y ese es un detalle de enorme trascendencia para negarle el pedido a la FPF.La preocupación nuestra surge en torno a la posibilidad de que Guerrero llegue a recuperarse y finalmente sea empleado para ese partido. Se corre el riesgo de que su lesión se agrave, empeore; sin embargo, finalmente, ese es un riesgo que cualquier equipo del mundo tiene la opción de tomar con cualquier miembro de su plantel. Lo que resta es esperar que Paolo no se resienta y cuando le toque incorporarse a los trabajos de la Selección lo haga libre de dolencias.La FPF trata de manejar el tema con cautela y no presionará al club carioca. Lo que toca es esperar, con el corazón en la boca, que nuestro goleador llegue entero. Quedan días que serán decisivos para el tema Guerrero y esperamos que el “Depredador” pueda estar presente en los dos partidos más importantes de su vida.

tags