Opinión

EL fACTOR JAPONÉS eN LA tENSIÓN EE.UU.-IRÁN

COLUMNA: MIGUEL ÁNGEL RODRÍGUEZ MACKAY

13 de Junio del 2019 - 07:00 Miguel Ángel Rodríguez Mackay

No es un secreto que Japón es aliado hasta los huesos de Estados Unidos de América -curiosamente fueron enemigos durante las dos guerras mundiales- y que hará cualquier cosa para coadyuvar en los propósitos de Washington, sobre todo cuando la propia Casa Blanca los encuentra en un nivel de complejo entrampamiento. Lo voy a explicar. La tensión entre EE.UU. e Irán se inició desde que Donald Trump decidiera congelar el acuerdo sobre un programa nuclear para Teherán al que llegaron los persas con los países miembros del Consejo de Seguridad (China, EE.UU., Francia, Reino Unido y Rusia) más Alemania. Desde ese momento las relaciones realmente se han ido a pique, y lo más complicado es que no tiene visos de una eventual solución, por lo menos en el plazo inmediato. Esta realidad ha llevado a Tokio a entrar en el escenario para buscar superar el problema. Es verdad que el propósito del viaje del primer ministro nipón, Shinzo Abe, ha sido asegurar para su país que los persas los miren como comprador estratégico. Pero el asunto de fondo es que Abe busca congraciarse con Trump y parece ser que el viaje a Teherán es una consecuencia de su reciente reunión con el presidente neoyorquino. Tiene que hacerlo porque, en el rigor de la seguridad en la región asiática, Washington es su único y mejor aliado ante eventuales escenarios conflictuales con sus vecinos, principalmente China y Corea del Norte, que miran con recelo a Japón desde hace ya mucho tiempo. Sin EE.UU., entonces, Japón es totalmente vulnerable en la zona del Mar Amarillo. La presión de Trump se daría por descontada y no estamos diciendo que Abe quede completamente subordinado a Trump. No. Las Relaciones Internacionales -debemos insistir siempre en esta columna- son la ciencia de los fenómenos políticos mundiales y del poder internacional, y en ese espectro lo más importante es que los intereses de los Estados y de otros actores se conserven intactos. Los iraníes, que son actores como EE.UU. y Japón, lo entienden, y por ello no harán nada para agravar la situación con Washington, pues a ningún Estado en el momento actual le conviene volver a los escenarios conflictuales de la sociedad internacional del pasado.

tags