Opinión

El indulto a Fujimori y el simplismo de PPK

​Otra vez el tema del indulto a Alberto Fujimori se introduce en la agenda política a partir de una declaración del legislador Carlos Bruce y sin los visos de seriedad que el caso requiere. Porque que “Techito” opine algo sobre el expresidente -en lo que coincidimos- no debería ser secundado con tanta frugalidad y simplismo por el presidente Pedro Pablo Kuczynski. “Lo estamos estudiando”, ha dicho PPK. ¿Estudiando qué? ¿Un indulto humanitario? AFF no tiene una enfermedad terminal. ¿Un indulto ordinario? El expresidente no lo ha solicitado. ¿Una ley para ancianos que purgan condena?

26 de Abril del 2017 - 07:00 Francisco Cohello

Otra vez el tema del indulto a Alberto Fujimori se introduce en la agenda política a partir de una declaración del legislador Carlos Bruce y sin los visos de seriedad que el caso requiere. Porque que “Techito” opine algo sobre el expresidente -en lo que coincidimos- no debería ser secundado con tanta frugalidad y simplismo por el presidente Pedro Pablo Kuczynski. “Lo estamos estudiando”, ha dicho PPK. ¿Estudiando qué? ¿Un indulto humanitario? AFF no tiene una enfermedad terminal. ¿Un indulto ordinario? El expresidente no lo ha solicitado. ¿Una ley para ancianos que purgan condena? 

Habría que ver qué criterios y alcances tendría. Esta última opción, que es la que ha avalado el premier Zavala, tiene una serie de obstáculos y transgresiones irremediables que solo complicarían el objetivo (ley con nombre propio, eventuales condenados como Toledo que se podrían acoger y la negativa de la propia Fuerza Popular) y jugarían con las expectativas de un hombre que -desde nuestro punto de vista- ya pagó y al que bien se le podría otorgar la gracia de vivir sus últimos días en su hogar. 

Si PPK tuviera la lucidez mental y la energía suficientes, si entendiera la política con la estrategia, el análisis y la proyección de una partida de ajedrez, si considerase que el resentimiento no debe ser imperecedero, tendría que apostar por el indulto. Si el Presidente entendiese además que el odio no puede ser el barniz sempiterno del alma, que no tienen la izquierda y las pseudo ONG de DD.HH. que beber la bilis como vino después de cada almuerzo, si fuese consecuente con su propia propuesta de voltear la página y buscar la reconciliación del país. Pero no, no lo va a hacer.

tags