Opinión

EL INDULTO A FUJIMORI: JURÍDICA Y POLÍTICAMENTE II

Columna de Miguel Ángel Mackay

31 de Diciembre del 2017 - 07:41 Miguel Ángel Rodríguez Mackay

Veamos dos asuntos derivados del indulto concedido a Alberto Fujimori. 1° Quienes se oponen a la prerrogativa presidencial sostienen que no procede porque la justicia peruana lo sentenció por el delito de lesa humanidad. Eso no es verdad. Leyendo literalmente el fallo, confirmaremos que Fujimori fue condenado por los delitos de homicidio calificado y lesiones graves. Reconozcámoslo. Hay una evidente carga ideológica y otra de rechazo al indultado, comprensible por todo el daño que hizo fracturando la moral nacional. Pero no podemos desnaturalizar el fallo, y esa es una obligación, nos guste o no. Así pues, burlándolo se pisotea el principio de legalidad, que es universal: nullum crimen sine lege. No es delito o crimen lo que no está en la norma jurídica, en este caso, en la sentencia. Los delitos de lesa humanidad están expresamente referidos en el Estatuto de la Corte Penal Internacional, que no refiere al homicidio calificado ni a las lesiones graves. Es cierto que el Perú es parte de la Convención de la ONU sobre la imprescriptibilidad de los crímenes de guerra y los crímenes de lesa humanidad, pero también que no siéndolos los delitos por los que fue sentenciado Fujimori a 25 años de cárcel, no es correcto jurídicamente invocar su incumplimiento. 2° La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que ha emitido un comunicado groseramente contrario a la ponderación y equilibrio que debe mostrar como una de las dos entidades del sistema interamericano de derechos humanos -la otra es la Corte-, al expresar adjetivos contra Fujimori desnudando su sesgo de profunda animadversión, lo que es fatal para su membresía de eclecticismo en la justicia panamericana, tiene por función principal la de ser órgano de observancia y órgano consultivo de la OEA (Art. 106 de la Carta de la OEA), así que olvidemos que podría impactar en la soberanía del Estado peruano. Ni siquiera la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que es una instancia supranacional de la OEA, y que jamás ha emitido un fallo que dispusiera la aberración jurídica de revertir un indulto, podría hacerlo.

tags