Opinión

El jefe de seguridad

COLUMNA: IVÁN SLOCOVICH

13 de Junio del 2018 - 07:30 IVÁN SLOCOVICH PARDO

Si el fujimorismo quiere seguir al frente del Congreso durante los próximos tres años, va a tener que cambiar mucho la forma en que viene manejando el Poder Legislativo, pues si insiste en metidas de pata como la de gastar miles de soles en rosas para decorar oficinas o la de tener como jefe de Seguridad a personajes como el coronel retirado Walter Jibaja con sus tuits fuera de lugar, la cosa se le va a hacer muy complicada.

En las últimas semanas, el Congreso ha hecho agua por varios frentes. Comenzamos con el gasto por los televisores, frigobares y rosas, al que se sumaron las amenazas a la prensa del presidente Luis Galarreta. Más tarde se vio el mal manejo de la muy necesaria suspensión a los congresistas Kenji Fujimori, Bienvenido Ramírez y Guillermo Bocángel. Lo último ha sido la presencia del cuestionado coronel Jibaja, a quien todos los peruanos pagamos su sueldo.

A todo ello se suma el hecho de que las cuentas del Congreso no pueden ser fiscalizadas por personal designado por la Contraloría, y el prolongado y absurdo blindaje a congresistas para el olvido como Yesenia Ponce, famosa por sus profesores y compañeros de estudios “fantasmas” y por existir dudas sobre la veracidad de los certificados de educación secundaria que presentó cuando postuló al Legislativo en el 2016.

No es la primera vez que el Congreso hace noticias en modo escándalo. Durante el gobierno de Ollanta Humala tuvimos a Daniel Abugattás metiendo a trabajar a gente vinculada al narcotráfico, o a Ana María Solórzano regalando billeteras de la marca Renzo Costa a todos los trabajadores con el presupuesto del Poder Legislativo. Pero lo visto en las últimas semanas con el coronel Jibaja, que hasta amenaza al presidente Martín Vizcarra e insulta a periodistas, es inaceptable.

Si el fujimorismo quiere mostrar a los peruanos que es capaz de manejar el país desde el 2021, que haga mejor las cosas en el Congreso, que por voluntad popular está en sus manos. No puede mostrar como “logro de gestión” lo que estamos viendo por estos días. ¿O es Jibaja el modelo de funcionario de una eventual administración “naranja”? Y, de otro lado, mi solidaridad absoluta con todos los colegas agredidos vía Twitter por este coronel en retiro.

tags