Opinión

El Kame Hame Ha de Kenji a Keiko

COLUMNA: JAIME ASIÁN

12 de Febrero del 2018 - 07:30 Jaime Asián Domínguez

En general, ¿diría usted que aprueba o desaprueba el desempeño político de Keiko Fujimori y Kenji Fujimori? Interesante la pregunta que plantea Ipsos a partir de que el 64% reprueba a la candidata y el 60% al congresista y, en tanto, el 29% pone visto bueno a la lideresa de Fuerza Popular y el 32% al jefe de los “Avengers”.

El segundo escalón de la interrogante sería: ¿Y cuál es el desempeño político de los hermanos Fujimori, a qué se dedican? Keiko sale esporádicamente al balcón y, cuando lo hace, a veces obligada, arremete por antonomasia contra Kuczynski, el hombre que le impidió sentarse en Palacio de Gobierno -y al que ahora busca, compulsivamente, desalojar de ahí-.

Luego, se dedica a manejar la agenda y el discurso de su “mototaxi”, el grupo de chat en el cual circulan sus incondicionales, aunque el imaginario colectivo, refrendado cabalmente en los “memes”, insiste en que se la lleva fácil, de la mano de su risueño esposo, Mark Vito Villanella.

Y Kenji no las tiene todas consigo. Recién está dando sus primeros pasitos como líder porque, hasta antes de que sacara de la cárcel a su padre -conchabado con PPK- y encerrara en la desesperación a su hermana llevándose a Bienvenido Ramírez y compañía, en el Congreso Lourdes Alcorta decía que era un legislador solitario y “Vitocho” lo definía como un “autista”.

¿Dónde se marca la diferencia, entonces? ¿Por qué el engreído de don Alberto es más aceptado y menos resistido que su hermana? La gente empieza a irritarse con la insistencia y la obstinación por el poder, máxime si tenemos a las coimas de Odebrecht chorreando como un baldazo de pintura negra sobre la cúpula de la política tradicional, entre otros alegatos.

tags