Opinión

El nuevo reto del presidente

COLUMNA: IVÁN SLOCOVICH

11 de Febrero del 2019 - 07:30 IVÁN SLOCOVICH PARDO

La situación de emergencia que golpea al sur del país genera un nuevo reto para el presidente Martín Vizcarra, quien de ahora en adelante tendrá que estar en capacidad de recuperar la infraestructura dañada y demostrar que no solo sabe ganar popularidad enfrentándose al casi caduco fujimorismo o al cuestionado exfiscal de la Nación Pedro Chávarry, sino también haciendo gestión eficiente y oportuna en beneficio, esta vez, de los afectados de Arequipa, Moquegua y Tacna.

Tengamos en cuenta que a los arequipeños, moqueguanos y tacneños afectados por las lluvias y los desbordes de los ríos poco o nada les va a interesar si los “naranjas” están cada vez más arrinconados, si los resultados del referéndum de diciembre se aplican o si Chávarry deja de presentar quejas contra los fiscales Rafael Vela o José Domingo Pérez. Ellos reclamarán ahora soluciones ante la situación en que se encuentran.

El presidente Vizcarra no puede incurrir ahora en los errores compartidos con la gestión anterior que impiden hasta hoy, dos años después de la emergencia, que el norte muestre una considerable recuperación tras El Niño costero. Lo del sur será de entera responsabilidad del actual mandatario, quien ya no necesitará de asesores políticos ni de “estrategas” en la sombra, sino de gestores que faciliten recuperar puentes, vías y locales públicos y privados dañados.

Si el aprismo fracasó con la recuperación de Pisco y Chincha tras al terremoto de agosto del 2007, y de otro lado el norte sigue siendo algo fallido, ahora queda al presidente Vizcarra mostrar otra cosa. Está bien subirse a un avión o a un helicóptero para inspeccionar la zona cada cierto tiempo, pero acá hace falta mucho más que gestos. El puente Montalvo, que el jefe de Estado conoce muy bien por ser la vía de entrada a su región desde Arequipa, no se va a recuperar de la noche a la mañana.

A la lucha contra la anemia, la inseguridad, la corrupción y demás, ahora se sumará la inmensa tarea no tanto de paliar los efectos inmediatos de la emergencia, pues eso ya lo están haciendo militares y policías de manera muy eficiente, sino de atender a los afectados en el mediano y largo plazo. Hay que recuperar puentes, casas, colegios, locales públicos, pistas y carreteras, y eso requiere de voluntad política y una gestión que muestre resultados.

tags