Opinión

El papa Francisco y las comunidades de la selva central

COLUMNA: Jorge Esteves Alfaro

18 de Enero del 2018 - 07:00 Jorge Esteves

El papa Francisco llega hoy al Perú. Será la tercera vez que el máximo representante de la Iglesia católica visite nuestro país. Su primera misa la celebrará en Puerto Maldonado, en el Instituto Superior Jorge Basadre, ante 100 mil personas aproximadamente. Antes se reunirá con 3500 representantes de comunidades nativas, con quienes dialogará y escuchará sus inquietudes. Muchos de ellos han llegado desde la selva central. “Sabemos que el Papa es un hombre muy preocupado por las necesidades del pueblo, especialmente por las necesidades de las comunidades indígenas”, dijo el sacerdote César Augusto Lavalle, del Vicariato Apostólico de San Ramón, Chanchamayo.

En Puerto Maldonado estarán presentes estudiantes de la Universidad Católica Sedes Sapientiae, del programa Nopoki, Atalaya, Ucayali. Esta zona es fronteriza con Junín y Pasco y cercana a Huánuco. Por eso hay universitarios de San Martín de Pangoa, La Merced, Oxapampa, que representan a pueblos originarios como el asháninka, shipibo, yanesha y nomatsiguenga.

El entusiasmo de los jóvenes es evidente. Son parte de la Iglesia católica que lucha por evangelizar a zonas donde no llega el Estado. Es evidente que lo oficial está desacreditado por esos lares. La gente se ha desilusionado tanto con el Perú formal que es muy frágil el vínculo de confianza con los gobernantes y con los sacerdotes católicos. Quizá por eso el crecimiento de las iglesias evangélicas, que avanzan con su humildad, imploración y prédica que cautiva rápido a miles.

Por eso, la visita del papa Francisco a Puerto Maldonado es clave. Su mensaje a las comunidades nativas será importante para revitalizar a la Iglesia católica en la selva central. Las necesidades y exigencias del catolicismo le piden una entrega total al Sumo Pontífice y a todos sus seguidores.

tags