Opinión

El peaje que desencadenaría un nuevo conflicto

COLUMNA: Jorge Esteves Alfaro

08 de Febrero del 2018 - 07:00 Jorge Esteves

Un nuevo foco de conflicto se avecina en el centro del país. Un comunicado de la concesionaria de la Carretera Central, Deviandes, que anuncia la apertura de un peaje en Ticlio desde el 20 de febrero, ha desencadenado una ola de protestas de las autoridades y de la población en general en las regiones Junín, Pasco y Huánuco. Los transportistas son los más activos y han anunciado un paro preventivo de 48 horas en La Oroya; ello implica bloqueos en la vía que conduce de la zona central del país a Lima y viceversa.

Están cerca aún las marchas y los actos violentos de los agricultores de papa, que generaron una convulsión social y dejaron como saldo tres muertos. Por ello, es importante para el Gobierno prestar atención a los probables hechos de violencia durante los próximos días.

“Nosotros mostramos nuestra indignación a la actitud del Ministerio de Transportes; ellos dijeron que el peaje se iba a instalar legalmente, pero después de un diálogo que se llevaría a cabo el 23 de febrero. Al parecer, el MTC se ha burlado de nuestros acuerdos. Todo esto puede producir un conflicto social de gran magnitud”, sostuvo el alcalde de La Oroya, Carlos Arredondo.

Las voces de rechazo a esta medida de Deviandes se incrementan en los últimos días. Nadie acepta que una de las peores carreteras del Perú tenga un cuarto peaje: a los de Corcona, Casaracra y Quiulla, se sumaría ahora el de Ticlio. Asimismo, se cuestiona mucho que quienes firmaron los contratos con Deviandes sean los expresidentes Alan García y Ollanta Humala, en el ojo de la tormenta en la actual coyuntura política por presuntos casos de corrupción

El panorama es complicado en el centro del país. Esperamos que el diálogo se imponga. Hay que pasar de un intento de agitación social a uno de acción colectiva y rescate de las coincidencias.

tags