Opinión

El Presidente y la frivolidad

COLUMNA: LUIS ALFONSO MOREY

07 de Marzo del 2019 - 07:00 Luis Alfonso Morey

El reciente viaje del presidente Vizcarra al extranjero ha generado opiniones divididas entre los que lo apoyan y los que critican el periplo. Sus defensores sostienen que el Presidente no podía excusarse y que su presencia ahí era muy importante. En el otro lado, se le tilda de frívolo e inoportuno, y que todo eso no ha sido sino un despilfarro de dinero. En política, los gestos son importantes, y los líderes deben estar siempre a la altura de las circunstancias. Para un político, resulta inevitable ser objeto de críticas y debe asumir siempre el costo de las decisiones que toma. La sensibilidad de un mandatario se demuestra en situaciones como esa. El estilo de gobierno se refleja también en los pequeños detalles. Quien nunca ha detentado ese tipo de poder queda deslumbrado con actividades internacionales de esa naturaleza. Nadine Heredia estuvo primero deslumbrada y luego fascinada cuando tuvo poder político. Dicen que el poder es como una droga. En las facultades de Derecho, nos cuentan siempre el episodio en el cual en Inglaterra, en 1887, Lord Acton dijo en una conversación que el poder tiende a corromper y que el poder absoluto corrompe absolutamente. Lo que acotan -en plan de broma- algunos estudiosos es que algo que dijo otro Lord menos popular es que, en efecto, eso puede ser así, pero que el poder -y eso lo saben bien solo quienes lo han detentado- no solamente tiene a corromper sino que es delicioso.

tags