Opinión

El reto del Bicentenario

COLUMNA: LUIS ALFONSO MOREY

26 de Julio del 2018 - 07:00 Luis Alfonso Morey

La antropóloga y poeta estadounidense Margaret Mead dijo una de mis frases favoritas. Ella señalaba que “un pequeño grupo de ciudadanos pensantes y comprometidos pueden cambiar el mundo. De hecho, es lo único que lo ha logrado.” La crisis que vive el Perú en materia de institucionalidad debe servirnos para cambiar la manera en la que se conducen los destinos del país. Hay quienes sostienen que hemos tocado fondo y otros más bien dicen que es muy bueno que sepamos cuál es la situación real. Perú es un país muy corrupto y la manera tramposa de hacer los más grandes negocios era un secreto a voces. La corrupción en el terreno judicial y arbitral era algo de lo que se hablaba con tibieza. Muchas firmas de abogados reconocen que el sistema funciona así, pero hacen poco o nada para cambiarlo. Muchos empresarios piden efectividad, no excusas. Quizá ya es hora de sincerar que las cosas no andan nada bien y es hora también de comprometer a las élites culturales, académicas y empresariales a asumir un rol mucho más activo en la construcción de nuestra institucionalidad. El sistema espanta a quienes incursionan en política y resulta bastante difícil conseguir apoyo de los más privilegiados para hacer política de una manera diferente. Sin embargo, como señalaba Margaret Mead, soy de los que están convencidos de que ese grupo honesto, pensante y comprometido sí es capaz de cambiar la situación. Ese debería ser el reto de cara a nuestro bicentenario.

tags