Opinión

A elevar y no rebajar el debate

Editorial

21 de Diciembre del 2017 - 06:33 Editorial

Luego de la buena noticia de la reducción de la pena a Paolo Guerrero y la gran posibilidad de que juegue en el Mundial de Rusia, hoy el país espera que el Congreso se ponga a la altura de los grandes intereses del Perú y actúe de acuerdo con el Estado de Derecho y la Constitución en el pedido de vacancia al presidente Pedro Pablo Kuczynski.

Como decía el gran intelectual, exvicepresidente de la República y excongresista Luis Alberto Sánchez, sobre la labor de los congresistas: “Tenemos la responsabilidad de elevar y no rebajar el debate, de tratar de cosas grandes y no exaltar las pequeñas, de enderezar y no de retorcer”. De eso se trata la labor de las personas que hoy tendrán un papel decisivo en la historia de nuestra nación.

Pase lo que pase, lo más importante es que en el futuro inmediato se abra una esperanza para el país en materia de integración y convivencia política. Es la única forma para encarar las urgencias y los problemas y empezar a resolverlos. De otra forma, seguirán las peleas y las agresiones, que darán la apariencia de que la democracia no es eficaz. Por supuesto, ante esta coyuntura aparecerán movimientos y personajes extremistas que querrán pescar a río revuelto. Algo muy peligroso para la estabilidad y el desarrollo de la patria.

Es evidente que lo que marca la vida política del Perú es una frecuente intolerancia frente a la actuación del Gobierno con el argumento de que el jefe de Estado no es un hombre de carácter contra la corrupción y no es digno de confianza. Una falta de reacción y cierta ambigüedad de PPK han abonado a que esta percepción se fortalezca. Lo malo es que esta pugna fratricida es nociva para el sistema democrático.