Opinión

En el centro del país, se apostó por viejos conocidos

COLUMNA: Jorge Esteves Alfaro

11 de Octubre del 2018 - 07:00 Jorge Esteves

Las últimas elecciones definieron el regreso de Vladimir Cerrón y Maciste Díaz al frente de los gobiernos regionales de Junín y Huancavelica, respectivamente, luego de ganar en primera vuelta con un respaldo importante de los electores. En tanto, Luis Picón está cerca de volver a gobernar Huánuco. Quedó primero, aunque sin superar el 30% de los votos. Ahora afrontará la segunda vuelta con ligera ventaja.

En el centro del país, la población apostó por viejos conocidos. Vladimir Cerrón fue presidente regional entre los años 2011 y 2014. También postuló a la presidencia de la República en el 2016, pero se retiró de la contienda para salvaguardar la inscripción de su partido Perú Libertario ante el JNE. Por su grupo político, postuló Ricardo Belmont a la alcaldía de Lima.

Cerrón es un izquierdista, defensor a ultranza de los gobiernos de Cuba y Venezuela. Sin embargo, no es antiminero ni antisistema incendiario, tal como lo califican algunos analistas capitalinos. Cuando fue presidente regional, se iniciaron las operaciones en la mina Toromocho, región Junín, y no hubo ninguna oposición de parte de él. “No somos antimineros en ningún sentido de la palabra; bienvenidas las inversiones”, dijo esa vez.

Maciste Díaz también fue presidente regional de Huancavelica en el periodo 2011-2014. Con Cerrón los vincula una amistad, ya que estudiaron juntos en el colegio Santa Isabel de Huancayo. Sin embargo, ideológicamente no los une nada. Díaz se considera de centro y fue un hombre muy cercano al Gobierno de Ollanta Humala. Es más, fue candidato a la vicepresidencia en el 2016 por el Partido Nacionalista; la lista la encabezaba Daniel Urresti y la conformaba también Susana Villarán. 

tags