Opinión

En peligro la educación oportuna de niños y niñas

Al 2017 todos los niños y niñas de inicial y primero de primaria debieran estar matriculados en su edad normativa. Constituye un gran esfuerzo del Ministerio de Educación, desde el 2008 hasta la actualidad, ordenar la matrícula estableciendo el plazo al 31 de marzo para que los educandos tengan una educación oportuna

28 de Diciembre del 2016 - 07:37 Idel Vexler

Al 2017 todos los niños y niñas de inicial y primero de primaria debieran estar matriculados en su edad normativa. Constituye un gran esfuerzo del Ministerio de Educación, desde el 2008 hasta la actualidad, ordenar la matrícula estableciendo el plazo al 31 de marzo para que los educandos tengan una educación oportuna.

Lamentablemente, el Congreso de la República ha aprobado un proyecto de ley que establece que los niños y niñas de 3, 4 y 5 años y primero de primaria (6 años) pueden matricularse en los grados respectivos siempre que cumplan dichas edades al 31 de julio del año respectivo.

Ahora, de promulgarse esta norma legal, podríamos tener alumnos en primero de primaria con 5 años y medio que no están preparados para ingresar a este nivel formativo; la cual se contrapone con la pertinencia de un modelo curricular que tiene en cuenta el desarrollo de la madurez cognitivo-intelectual y socioemocional de los diferentes grupos etarios. Y no está acorde con la teoría y la experiencia educativa internacional de la mayoría de países del mundo. Las naciones más avanzadas en educación establecen que para matricularse en primero de primaria los niños deben tener más de 6 años.

La presión de algunos padres responde a una obsesión por el éxito prematuro en el desenvolvimiento de las capacidades y conocimientos de los niños. Ellos en inicial deben desarrollar mediante estrategias lúdicas los cimientos de su lenguaje y comunicación, psicomotricidad, pensamiento matemático, autoestima e iniciativa, así como vínculos sociales y con la naturaleza. Esperemos que el Ejecutivo observe este proyecto de ley. Y que los congresistas reflexionen sobre el tema y no insistan con esta norma legal teniendo en cuenta el interés supremo de nuestros estudiantes.