Opinión

Entrar en política

COLUMNA: LUIS ALFONSO MOREY

25 de Enero del 2018 - 07:00 Luis Alfonso Morey

En tres años el Perú celebrará el Bicentenario y aún nos hacemos la misma pregunta que se hizo Zavalita, personaje de Conversación en La Catedral, que nos recuerda que seguimos siendo los mismos, que poco hemos cambiado.

¿Cuándo se jodió el Perú? Yo tengo una respuesta, y es esa respuesta la que me lleva a la política, la que nos invita a todos a la política: porque los grandes cambios no ocurren fuera de nosotros, sino que se inician dentro de nosotros mismos. El Perú no es una realidad exterior sino el músculo latiente del interior de cada peruano.

Quien entra en política debe saber que cambiar la realidad concreta, construir edificios, zanjar avenidas, levantar puentes es darle una funcionalidad a nuestro territorio, pero el político verdadero no actúa solamente sobre la materia que algún día se destruye: educa a su pueblo, cultiva espíritus, prepara mentes, abre conciencias y despierta la fe de una nación.

Nunca un estadista logrará una reforma trascendente si no trabaja dentro de la gente, haciendo de la política un magisterio de la integridad. Servir, ser humilde y enseñar a otros con el ejemplo es la sustancia de la verdadera política.

De nada sirve entrar a la política sin experimentar un cambio interior, sin abrazar antes el amor, la bondad, la honradez, el servicio, la fe o el heroísmo.

Para celebrar el Bicentenario hace falta que surja una nueva clase política que rescate esos valores y demuestre que sí es posible construir un futuro mejor.

tags