Opinión

¿Es la vacancia lo mejor?

El mayor problema de un posible gobierno de Vizcarra será -al igual que para PPK- el Congreso

18 de Marzo del 2018 - 08:55 Pedro José de Zavala

Difícil saber cuál será el resultado de la nueva moción de vacancia que se discutirá el próximo jueves. Sin embargo, cualquiera que este sea, será negativo para el país. Si, pese a los cuestionamientos existentes, PPK logra superar nuevamente este proceso, su gobierno y su credibilidad continuarán en declive y con un rédito político tan pequeño que su capacidad de acción y de gestión será aún más limitada. Claramente esta situación es muy negativa, por lo que parecería que la opción de Martín Vizcarra como nuevo presidente del Perú será mejor, lo que no está tan claro.

La experiencia política del vicepresidente se remite al exitoso manejo de una región, lo que dista muchísimo del manejo de todo el país. Vizcarra no parece tener la cintura política que se requiere, si tomamos en cuenta su actuación en el Ministerio de Transportes y Comunicaciones con el caso Chinchero. Por otro lado, debemos considerar la limitada capacidad de convocatoria que tendría Vizcarra para conformar un adecuado gabinete ministerial. Pocos serán los que quieran ayudar a enfrentar tan compleja situación. Consideremos además que un cambio completo de gabinete paralizaría gran parte de lo avanzado, golpeando aún más la economía del Perú.

Sin embargo, el mayor problema de un posible gobierno de Vizcarra será -al igual que para PPK- el Congreso. El problema podría ser aún mayor, pues no se sabrá con quién cuenta. El supuesto apoyo del fujimorismo y el aprismo se basan en la obsesión de estos por vacar a PPK. Una vez lograda la vacancia, no tendrán para qué trabajar con él; por el contrario, su foco se centrará más en las elecciones del 2021, mostrándose como la oposición honesta y democrática y destruyendo cualquier posibilidad de gobernabilidad. Con la izquierda hay distancias infranqueables y finalmente la bancada oficialista de PPK y Kenji difícilmente lo apoyarán, pues sentirán que, de algún modo, Vizcarra traicionó a Kuczynski.

El gobierno de PPK está siendo malo y es posible que después del jueves la situación sea más dramática aún. Pero nada asegura que el remedio sea peor que la enfermedad.