Opinión

Estalló la bomba en el norte

Columna: RENATO SANDOVAL GONZÁLEZ

27 de Octubre del 2017 - 07:00 Renato Sandoval

En el norte del país, cayeron como una bomba de muchas toneladas los cuestionamientos del propio director ejecutivo de la Autoridad para la Reconstrucción con Cambios (ARCC), Pablo de la Flor, a la capacidad de los gobiernos regionales para hacerle frente a este tema. No era para menos. Sin embargo, el problema pasa más por dejarlos de lado en cuanto a la inversión pública de 19,242 millones de soles en Piura, La Libertad, Áncash, Lambayeque y Tumbes.

La posible creación de una unidad ejecutora nacional, para que se coma la mayor parte de la torta de las obras, ha dejado preocupadas a las autoridades, en especial a los gobernadores regionales, quienes tienen sobre sus hombros un gran paquete de inversión. Así, la guerra parece declarada para evitar la fuga del dinero.

La repartición de la inversión pública va de la siguiente manera: Piura con S/7541 millones; La Libertad, S/4286 millones; Áncash, S/3516 millones; Lambayeque, S/3115 millones; y Tumbes, S/784 millones. Si actuáramos de buena fe, no pensaríamos que en un año electoral (el 2018 se realizarán elecciones regionales y municipales) se corre el riesgo de que algunos políticos usen el dinero de todos para favorecer su imagen.

Al margen de que en realidad haya una batalla interna para controlar dicho dinero, incluido un pedido de renuncia, no creo que sea imposible la permanencia de De la Flor en la ARCC. Ya tuvo tiempo suficiente para darse cuenta de lo que necesitan las regiones del norte; además, recibió algunos expedientes (algunos pirateados) y sabe qué autoridad fanfarronea o no en cuanto a la gestión pública. Solo necesita reducir la negligencia intelectual de algunos funcionarios.

tags