Opinión

Estancados y sin rumbo

De ahí no salimos, cuando hay otros problemas más urgentes que abordar, al menos de interés masivo y no particular

04 de Octubre del 2017 - 09:22 Renato Sandoval

Hace un tiempo que la política peruana deambula en tres temas: la gobernabilidad de Pedro Pablo Kuczynski, el indulto de Alberto Fujimori y el pleito entre sus hijos Kenji y Keiko. De ahí no salimos, cuando hay otros problemas más urgentes que abordar, al menos de interés masivo y no particular.

Por ejemplo, deberíamos estar hablando de ampliar la banda de empleo formal, de la reducción de la pobreza, de mejorar el sistema de la salud pública, así como la educación de quienes menos tienen y llevar el suministro de agua al ciento por ciento de la población, además de la bendita reconstrucción con cambios. Tantos temas postergados por un mal uso de la política.

Aplaudo que Mercedes Aráoz busque la concertación con las bancadas del Congreso de la República, las mismas que han adelantado opinión dándole el voto de confianza a su gabinete. Pero, lamentablemente, no la veo tomando el control de este gobierno y de llevar la agenda hacia los verdaderos problemas nacionales. Y todavía tiene hasta el 12 de este mes para endulzar a los parlamentarios opositores. ¿En qué momento Kuczynski nos metió en este bache?

Que agradezca que la agenda deportiva con la selección está disimulando el estancamiento en el que nos encontramos y que ruegue una clasificación al mundial si no desea que todos los problemas postergados le reboten sobre la cara.

Ojalá que no nos pasemos el resto de este gobierno hablando de si el presidente logra doblarle el brazo a Fuerza Popular o si Fujimori deja la prisión después de la llegada del Papa Francisco o si Kenji logra reducirle el poder a su hermana. ¿No se dan cuenta que llevamos más de un año en lo mismo, estancados y sin rumbo? ¿Por qué los peruanos somos tan permisibles con quienes nos gobiernan? Exijamos un cambio, pisar a fondo el acelerador de gestión e iniciar las reformas del Estado. Tan baja estaba la valla dejada por Ollanta Humala que me cuesta creer que esta administración no logre ni un simulacro para superarlo.

tags