Opinión

Fenómenos naturales y planificación

Columna: Alberto Quintanilla, congresista de Nuevo Perú

29 de Mayo del 2019 - 10:31 Alberto Quintanilla Chacón

El Perú está ubicado en el denominado “Cinturón de Fuego del Pacífico”, espacio geográfico con intensa actividad sísmica, por lo cual nuestro país debería estar preparado para enfrentar los fenómenos naturales y así evitar desastres que causen perjuicios a la población.

Hace pocos días vivimos un sismo de magnitud 8.0 en el departamento de Loreto, siendo Yurimaguas la ciudad más golpeada por este. El COEN reporta la lamentable pérdida de 2 personas, 226 familias damnificadas, 284 familias afectadas, 15 heridos, 228 viviendas inhabitables, 284 viviendas afectadas, 22 instituciones educativas afectadas y 24 centros educativos inhabitables. Igualmente, 26 centros de salud, 6 locales públicos y 11 locales religiosos fueron afectados en diversas regiones del país.

Buscando prevenir los efectos de los fenómenos naturales, se ha aprobado como política de Estado el Sistema Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres y el Plan Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres, y se ejecutan simulacros en todo el país, aunque no podemos olvidar las heladas, granizadas, inundaciones, entre otros.

Son avances importantes, aún insuficientes. Se requiere un mecanismo nacional de alerta de sismos. Miremos México en este punto. Ordenar la construcción de viviendas, no permitiéndolas en suelos sísmicos o cauce de ríos; rehabilitar la infraestructura educativa, mucha de adobe o sin adecuado mantenimiento, entre algunas propuestas.

Se requiere voluntad política, Sr. Vizcarra, para habilitar un nuevo Pisco y una nueva zona norte y, sobre todo, se necesita planificación, un Estado presente en el territorio nacional con políticas públicas a mediano y largo plazo, priorizando —pero también ejecutando— medidas efectivas de prevención y rehabilitación con plazos concretos, reales.

Planificar permitiría prevenir y evitar desastres tras la ocurrencia de fenómenos naturales. 

tags