Opinión

Gracias, Paolo. ¡Vamos, Perú!

Columna de Eugenio D'Medina Lora

04 de Noviembre del 2017 - 07:02 Eugenio D'Medina Lora

Escribo esta columna casi de emergencia, con la noticia fresquísima de un posible dopaje de Paolo Guerrero en el último partido contra Argentina y la confirmación de la suspensión de la FIFA al capitán peruano por un mes mientras se esclarecen los hechos. Sin perjuicio de que hay que esperar todo el proceso de investigación correspondiente, con los descargos de Guerrero y demás, es claro para mí que, si el doping diera positivo confirmado, sería debido a un error de uso de un medicamento por la vehemencia para estar en un partido clave, mas no a una deliberada intención de mejorar el rendimiento del peruano. Es decir, algo no deliberado para mejorar la calidad del juego; pero, por desgracia, los límites de dopaje de la alta competencia son muy estrictos. Pase lo que pase, solo queda a los peruanos reiterar las gracias al gran Paolo. Voy a decirlo ahora que aún falta esclarecer tanto, pero nada hará que deje de agradecer a Paolo Guerrero lo que entregó por el Perú. En lo personal, no tengo nada que reprocharle, incluso en el error. Estoy orgulloso de tenerlo en el equipo de mi país. Me inclino siempre a valorar los resultados, en especial, aquellos que revierten situaciones que parecen imposibles, incluso por encima de equivocaciones cometidas. Sin embargo, toca ahora, por la premura, pasar rápido la página. En menos de una semana, estaremos con los neozelandeses al frente y no se nos debe caer el equipo. Y ahí es donde viene mi preocupación. Guerrero no tiene reemplazo cercano como delantero, en términos de experiencia, envergadura y eficacia; no obstante, existen nombres importantes como Farfán y Carrillo. Aunque tiene menos reemplazo como líder; y esto puede convertir una falencia en un jugador en una de equipo. ¿O se le habrá “aparecido la virgen”, en la hora nona, a Claudio Pizarro? No quiero imaginar lo que es hoy la cabeza de Gareca, pero confío en que decidirá lo mejor.

tags