Opinión

Hablemos del arzobispo de Arequipa

Columna: ARIANA LIRA

31 de Octubre del 2017 - 07:00 Ariana Lira

Ayer, Javier del Río, arzobispo de Arequipa, dijo en entrevista para este diario que la “ideología de género” -léase: enfoque que promueve la igualdad entre hombres y mujeres y la no discriminación por orientación sexual o identidad de género- ocasiona que haya más violaciones.

Hablemos de monseñor Del Río. En mayo de este año, la unidad de investigación de Altavoz publicó un reportaje -en el que yo participé- acerca de la nauseabunda experiencia que vivió un joven llamado Camilo en el Seminario “Corazón de Cristo”, en el Callao.

En su testimonio, el muchacho acusa al padre Víctor Guerrero de haber abusado sexual y psicológicamente de él durante años. Camilo era pobre, tenía problemas con las drogas y los sacerdotes le facilitaban dónde vivir a cambio de servicios domésticos. Un acuerdo justo, salvo porque el padre Guerrero lo amenazaba con dejarlo en la calle si se resistía a tener sexo.

Por ese entonces, el rector del Seminario era nada menos que el actual arzobispo de Arequipa. Camilo afirma que acudió a Del Río en busca de ayuda. Según cuenta, el sacerdote respondió que Guerrero “era un ser humano y que se podía equivocar”. Y vale recalcar que las andanzas de Guerrero -que van desde abuso sexual hasta uso de cocaína y contratación de “fletes”- son calificadas como un “secreto a voces” en el Callao tanto por laicos como por miembros de la diócesis.

Quizás sea Del Río quien esté ideologizado al punto de mirar para otro lado en caso de un abuso sexual dentro de su “chacra”. Y quizás, pues, las violaciones no le importen tanto como la “ideología de género”.

tags