Opinión

“Hermanito” campeón

COLUMNA: IVÁN SLOCOVICH

12 de Abril del 2019 - 07:30 IVÁN SLOCOVICH PARDO

El ex juez supremo César Hinostroza es un hombre con suerte. Qué duda cabe. No solo logró burlar el impedimento de salida del país que pesaba en su contra y aterrizar en España, sino que ayer ha logrado que la justicia de la península le permita afrontar en libertad el proceso para determinar si es extraditado al Perú, a fin de que responda por su presunta implicancia en la organización delictiva denominada “Los Cuellos Blancos del Puerto”.

Pero la suerte del “hermanito” mayor no solo se ha manifestado desde que decidió fugar del país al amparo de funcionarios corruptos de Migraciones en Tumbes, a los que ojalá les caiga todo el peso de la ley. Recordemos que Hinostroza llegó a la Corte Suprema, máxima instancia de nuestra justicia, a pesar de todas las dudas que ha ido sembrando en su carrera. Para muestra, un botón: dos propiedades en Miami que jamás ha podido sustentar mediante sus ingresos formales.

A ello hay que sumarle los muchos casos que se han ido conociendo, acerca de controvertidos fallos judiciales que ha dado. Sin duda, el “hermanito” es una muestra viviente de que en el Poder Judicial han fracasado todos los sistemas de control interno. Es verdad que de vez en cuando mandan a la cárcel a algún juez impresentable que cae cobrando mil o dos mil soles por debajo de la mesa, pero jamás fueron capaces de detectar en qué andaba el “probo” Hinostroza.

Con la decisión de la Sala Penal de la Audiencia Nacional de España, el destituido magistrado peruano que debería estar bien preso en un penal de Lima junto a personajes como Walter Ríos y otros “Cuellos Blancos” podrá estar libre por las calles de Madrid al lado de su familia, todo un premio a su “audacia” de burlar las leyes peruanas y sobornar a dos o tres sinvergüenzas del control migratorio de la frontera norte.

Es de esperarse que, a la brevedad posible, el Estado peruano logre la extradición del exmagistrado que ha obtenido una gran victoria durante la mañana de ayer, al quedar en libertad. El Perú y su sistema de justicia no pueden ser burlados otra vez por un personaje como Hinostroza, que ya bastante daño ha hecho. De otro lado, urge sancionar a todos los responsables de la fuga de este sujeto que jamás debió cruzar la frontera para reírse en la cara de todos nosotros.

tags