Opinión

​Huelga magisterial: 5 mitos crudos

¿Se está pagando poco por “eminencias” que podrían enseñar en las mejores escuelas?

26 de Agosto del 2017 - 08:10 Eugenio D'Medina Lora

1. Mal pagados. La última huelga magisterial vuelve a poner el énfasis en lo no menos importante: la remuneración docente. Pero el pago siempre es relativo a la calidad del producto por el que se paga. ¿Cómo está esa calidad en la educación pública? ¿Se está pagando poco por “eminencias” que podrían enseñar en las mejores escuelas?

2. Postración de la carrera. Cuando alguien decide ser profesional de cualquier rama, considera entre las variables de decisión la remuneración a percibir. Si es tan bajo el salario docente, ¿por qué tantos quieren serlo?

3. Profesores postergados. Los aumentos salariales, en un sistema educativo serio, solo debe tener un propósito: asegurar que se contará con los mejores profesionales posibles para impartir la mejor educación de niños y jóvenes. Porque el único e irrenunciable propósito del sistema educativo es el servicio al educando.

4. Evaluaciones no punitivas. Toda negociación salarial debe venir acompañada de requisitos a cumplirse. Y esto lo brinda una adecuada evaluación. Sin compromisos de someterse a evaluaciones y que estas sean punitivas. Porque no tiene sentido que alguien sea mal evaluado consistentemente y se mantenga en el cargo.

5. Ya hay evaluaciones. Las evaluaciones se enfocan básicamente en el comportamiento del profesor en el aula. Pero lo primero que hay que evaluar es el nivel de conocimiento técnico del docente en las materias que imparte. Lo segundo, sus capacidades aptitudinales (por ejemplo, que no enseñe a los niños a ser proterroristas). Luego, en tercer lugar, sus capacidades pedagógicas. Prioridad debe ser inculcar el saber y el ser buen ciudadano. 

tags