Opinión

Igualdad de género y educación sexual integral

​He leído con atención el nuevo Currículo Nacional escolar 2016, que se pondrá en práctica en cuatro mil escuelas urbanas de primaria

18 de Enero del 2017 - 07:27 Idel Vexler

He leído con atención el nuevo Currículo Nacional escolar 2016, que se pondrá en práctica en cuatro mil escuelas urbanas de primaria. Si bien tengo varios cuestionamientos técnicos, veo con agrado la incorporación de enfoques transversales para todas las modalidades y niveles educativos. Uno de ellos es el referido a la igualdad de género. En esta parte plantea, con acierto, valores y actitudes. Fomenta que no se hagan distinciones discriminatorias entre varones y mujeres; la valoración sana y respetuosa del cuerpo e integridad de las personas para prevenir posibles situaciones de violencia sexual; y transformar las diferentes situaciones de desigualdad de género evitando el reforzamiento de estereotipos como que las mujeres son “más débiles” y que los varones “son más irresponsables”.

Este enfoque guarda estricta sintonía con lo planteado por el currículo escolar 2009, en el sentido que en la educación básica los alumnos y alumnas deben aprender a valorar y respetar a los hombres y mujeres como personas con igualdad de derechos sociales, educativos, laborales y económicos.

Por otro lado, existe un programa importante desde el 2008 que promueve el Minedu hasta la actualidad referido a la enseñanza de la Educación Sexual Integral para que las personas tomen decisiones para el ejercicio de una sexualidad plena, saludable, placentera y responsable, en una perspectiva de respeto a la diversidad y que promueve la no discriminación. Desarrolla no solo la dimensión biológico-reproductiva, sino también la socio-afectiva y la ético-moral. Ciertamente, la educación desde una perspectiva de desarrollo humano debe fomentar el respeto a los heterosexuales y homosexuales.

Estas medidas pedagógicas son claras y no debieran generar confusiones ni distorsiones.