Opinión

​Inaceptable chantaje a Vizcarra

Más allá de la opinión que cada cual tenga sobre la vacancia, no cabe duda de que se enmarca en la ley

10 de Marzo del 2018 - 07:20 Eugenio D'Medina Lora

La vacancia presidencial vuelve a ponerse sobre el tapete. En lo personal, me entusiasma menos que la discutida en diciembre; ya que huele a “ajuste de cuentas” que la izquierda quiere aplicar a Kuczynski por el indulto a Fujimori. Sin embargo, no es menos cierto que los indicios sólidos que comprometían al Presidente hace dos meses se han fortalecido desde entonces.

Hasta aquí, el asunto puede ser discutible y opinable. Sin embargo, lo grave es que se pretenda vulnerar el sistema político buscando evitar que los funcionarios públicos cumplan sus funciones. Y esto es precisamente lo que se hace cuando miembros del propio partido gobiernista torpedean al vicepresidente Martín Vizcarra, quien por mandato constitucional tendría la responsabilidad de reemplazar a un eventualmente vacado PPK.

Más allá de la opinión que cada cual tenga sobre la vacancia, no cabe duda de que se enmarca en la ley. Por tanto, es un acto lícito como lo sería el proceso de sucesión -contemplado debidamente en la Constitución-, que no tendría por qué causar un terremoto político, sino al contrario.

En consecuencia, el boicot a la democracia, la gobernabilidad y la economía lo están promoviendo quienes quieren arrinconar a Vizcarra a no aceptar el cargo de Presidente, en caso de prosperar la vacancia; porque obligarían a una débil presidencia del Congreso que -a todas luces- se vería obligada a convocar elecciones anticipadas para sostener la gobernabilidad. Eso sí configuraría un cuadro de incertidumbre que le daría el knock out a una economía en estado grogui como la peruana.

Los vicepresidentes fueron elegidos para cumplir labores como tales. La principal de ellas -casi la única- es reemplazar al Presidente cuando no puede estar. Si no se sienten con la talla para asumir esa responsabilidad, ¿para qué postularon al cargo?

tags