Opinión

Indulto humanitario a A. Fujimori y DD.HH.

Columna de Rolando Sousa

31 de Diciembre del 2017 - 07:37 Rolando Sousa

Finalmente fue concedido en vísperas de la Navidad el indulto humanitario al expresidente Alberto Fujimori. Gracia presidencial frecuente de otorgar en estas fechas, en las que predominan los sentimientos colectivos de paz y reconciliación, y que era aprobada por casi el 65% de la población, según las encuestas. No obstante, no tardaron las voces disonantes a las que nos tienen acostumbrados los promotores del odio y la venganza, esta vez azuzados irresponsablemente por el “cartel mediático” encabezado por EC y Canal N, exponiendo argumentos de los más variados, y participando en marchas pretendiendo revertir sus efectos.Tampoco ha sonado extraño que algunos organismos “defensores” de los DD.HH. (pero que lo hacen solo para aquellos que blandieron las armas para atacar a la sociedad y el Estado) se hayan pronunciado “condenando” el indulto a AF, olvidándose de que se trata de un ser humano, que por su edad y estado de salud lo ha solicitado amparado, precisamente, en una exigencia del Derecho Internacional a la que el Perú está obligado, por ser parte de la Convención contra la Tortura, o Penas Crueles, Inhumanas o Degradantes.Pero lo que sí resulta absolutamente inaceptable es que la CIDH haya “sobrerreaccionado” a lo que constituye un acto presidencial discrecional, debidamente amparado en nuestra Constitución Política, como es el indulto, y que representa, por añadidura, un acto de soberanía incuestionable por ningún organismo internacional.La CIDH lanza un comunicado altisonante cuestionando el indulto humanitario, en el que se señala falsamente que AF fue condenado por grave violación a los DD.HH, lo que fue debidamente aclarado por el TC, pero sobre todo formula apreciaciones sobre hechos como si fueran ya incuestionables, sin escuchar al Estado peruano, lo que desde ya es una violación al debido procedimiento ante el Sistema IDH.

tags