Opinión

“Infiltrados”

COLUMNA: IVÁN SLOCOVICH

08 de Junio del 2018 - 07:30 IVÁN SLOCOVICH PARDO

En vista de que han sido detenidos gran parte de los responsables de la quema de un patrullero, los cuales ya se encuentran en manos de la Policía y el Ministerio Público, los peruanos podremos saber si estos delincuentes son ciudadanos de a pie que salieron a reclamar contra el Congreso o si, como señalan otros, son “infiltrados” que actuaron premeditadamente para restarle legitimidad a un reclamo contra el Poder Legislativo manejado por el fujimorismo.

Queda claro que, en ambos casos, los responsables de este hecho ocurrido el martes último en el Centro de Lima, y que han sido grabados por diferentes cámaras, merecen las más duras sanciones. Qué duda cabe. La ley debe de aplicarse. Pero, más allá de eso, va a ser muy interesante conocer si como afirman algunos por ahí en las redes sociales y en determinados medios, estamos ante un grupo de “infiltrados”, entiendo que fujimoristas, que se alió con la Policía para causar los desmanes.

Lo señalo porque en los últimos días han surgido “teorías” que incluso afirman que la Policía sacó un patrullero viejo a las calles con solo un agente, para que los “infiltrados” procedan a quemarlo a fin de desacreditar el reclamo contra el Parlamento. Extraño que hasta ahora el ministro del Interior no haya salido a decir algo al respecto, y aclarar esta supuesta alianza “PNP-fujimorismo” (¿?), destinada a desvirtuar los reclamos contra el Congreso “naranja”.

En lo personal, creo que la quema del patrullero fue una acción delictiva de vándalos, que creyeron que podrían hacer lo que les dé la gana en nombre de su descontento contra un Congreso fujimorista por demás cuestionado. Ante ello, insisto, el Poder Judicial debe actuar con todo el peso de la ley, sin atenuantes. Acá no debe caber eso de que “son jóvenes”, o “son de izquierda” o “que no se criminalice la protesta”. Acá hay delito y punto.

En los próximos días sabremos quiénes son los delincuentes arrestados en flagrancia tras los reclamos del martes último. Si los que sostienen la teoría de los “infiltrados” tienen la razón, por lo menos debería despedirse al ministro del Interior y procesarlo penalmente por haberse aliado con el fujimorismo para permitir que se queme un patrullero. Estaríamos ante algo gravísimo no visto desde los tiempos de Vladimiro Montesinos.

tags