Opinión

Inocencia presidencial

COLUMNA: IVÁN SLOCOVICH

29 de Mayo del 2018 - 07:30 IVÁN SLOCOVICH PARDO

Por lo menos cándido resulta el pedido formulado por el presidente Martín Vizcarra al Congreso para que modifique la llamada Ley de Fortalecimiento de la Contraloría, puesta en vigencia en marzo último en presencia del propio mandatario, la cual faculta al ente de control a nombrar a los jefes de control interno de todas las entidades públicas, excepto al del Parlamento, que puede designar a su propio auditor.

Ha tenido que estallar el escándalo de la compra de televisores y frigobares por parte del Congreso para que el nuevo jefe de Estado se dé cuenta de que eso de dar al Poder Legislativo la posibilidad de tener como fiscalizador a alguien “de casa”, y no a un profesional enviado por la Contraloría, es una verdadera “otorongada” que fue observada por la gestión del expresidente Pedro Pablo Kuczynski poco antes de llegar a su fin.

El domingo, a través de Punto Final, se ha sabido que el Congreso viene adquiriendo “rosas importadas” para decorar las oficinas de los miembros de la Mesa Directiva. El contrato suscrito con el proveedor es por 48 semanas, por un monto de 84,800 soles. Tras las denuncias periodísticas y en medio de un gran lío, la Contraloría parece estar dispuesta a entrar con fuerza a hacer una revisión de las cuentas.

Irónico que el presidente Vizcarra haga este pedido al actual Congreso, cuando fue este mismo el que incluyó en el proyecto de la mencionada ley la cláusula que expresamente faculta a la Mesa Directiva a nombrar a su auditor. También es irónica esta solicitud porque fue el propio mandatario el que convocó a un acto público en Palacio de Gobierno para que esta cuestionada norma sea puesta en vigencia tras ser observada por su antecesor.

El presidente Vizcarra se dio un disparo a los pies al apoyar la puesta en vigencia de dicha ley, que en la práctica permite al Congreso usar sus recursos de la forma que quiera, hasta para comprar televisores, frigobares y rosas importadas. Por ahora mejor quedarse callado y no ser tan inocente de pedirle a los congresistas que den marcha atrás. Nadie le hará caso, y eso no hace bien a la gestión de un mandatario que recién empieza.

============TEM DESTACADO (68217941)============

tags