Opinión

Inteligencia y creatividad emocional

El concepto de creatividad emocional (James Averill, 1990) resulta un lente más amplio para comprender el potencial de nuestro mundo emocional

30 de Junio del 2018 - 07:25 ​Annemie Cuculiza Brunke

El concepto de inteligencia emocional (IE) ha captado la atención de millones de personas en el mundo, pero puede ser sustancialmente enriquecido y ampliado. Promovido por el psicólogo norteamericano Daniel Goleman en su bestseller (1995), sobre la base de los estudios de Mayer y Salovey (1990), la incursión de la inteligencia emocional en la discusión educativa nos permitió dejar de lado la idea de que el coeficiente intelectual (IQ) era “el” factor decisivo de éxito en la vida y en el trabajo.

Analizando el modelo de IE, nos damos con que guarda muchas similitudes con la visión clásica de inteligencia (basada en el IQ). Promueve hallar “la” respuesta/comportamiento emocional “correcta” a una situación. Incentiva la velocidad, exactitud y lógica para identificar patrones emocionales conocidos. Aunque estas habilidades son necesarias para la convivencia, nuestras emociones guardan un potencial mucho mayor que la mera regulación: son la fuente de la generación de cambio y creatividad.

El concepto de creatividad emocional (James Averill, 1990) resulta un lente más amplio para comprender el potencial de nuestro mundo emocional. La creatividad emocional estudia cómo experimentamos nuestras emociones cotidianamente. Una emoción es creativa cuando es efectiva, original y auténtica. Efectiva en función del contexto (de lo contrario sería simplemente bizarra), original con respecto a nosotros mismos o a los demás, y auténtica como reflejo de nuestro ser interior.

Reflexionar sobre nuestras emociones, enfocándonos en la posibilidad de cambio y transformación, puede ayudarnos a usar nuestro abanico emocional de forma más productiva. Las revoluciones más importantes de la historia pueden ser comprendidas como actos colectivos de creatividad emocional. Algunos ejemplos contemporáneos son la Revolución de 1968, la Marcha de la sal de Gandhi y la Revolución de los claveles en Portugal.

tags