Opinión

​Inversión privada: a apretar el acelerador

Y hay que ser claro: el problema álgido es retomar el rumbo económico sano

05 de Mayo del 2018 - 07:56 Eugenio D'Medina Lora

No pudo ser más auspiciosa la presentación del premier César Villanueva en el Congreso, recibiendo una abrumadora aprobación de casi todas las bancadas, con las solitarias excepciones de las agrupaciones de izquierda. Marca así un reinicio expectante que necesita un país que soportó dos años de un stand by pernicioso disfrazado con una lucha política innecesaria, que terminó costando un presidente y el marasmo económico.

Pasado el momento de las palabras, muchas de ellas pronunciadas por el Premier en tono de legítima indignación, llega el momento de las acciones. Y hay que ser claro: el problema álgido es retomar el rumbo económico sano. Afortunadamente Villanueva -y esperemos que también el presidente Vizcarra- parecieran tener muy claro que solo el crecimiento económico es lo que derrota a la pobreza. Los programas sociales acompañan este proceso, pero no lo substituyen. Si esto es claro, retomar el camino pasa por recuperar el ritmo de la inversión.

Villanueva ha anunciado su esmero en destrabar inversión pública y lo está logrando. Como exgobernador regional, sabe dónde están los “cuellos de botella”. Sin embargo, esto es apenas parte de la tarea. El grueso de reactivar la inversión tiene que ver con la inversión privada. Y, por eso, quizá el Premier vea a bien incorporar cambios en Proinversión, que ha devenido en una entidad con escasísimo protagonismo. Porque hay que decirlo: se necesita recuperar inversión privada no solo desde la economía de los proyectos, sino desde el discurso político, con liderazgos duros que brinden confianza al empresario. Quizá pueda considerarse que Proinversión pase a depender de la PCM y no del MEF, y hacer que su directorio lo presida el Premier. La audacia discursiva de Villanueva debe pasar a los hechos. Y aquí tiene una gran oportunidad para demostrarlo.

tags