Opinión

Izquierda corrupta e hipócrita

Columna Rolando Sousa

26 de Noviembre del 2017 - 08:16 Rolando Sousa

Si en algo tuvo relativo éxito la izquierda caviar, fue en posicionarse como encarnación de la honradez en política. Tildaban de corruptos a quienes no se alineaban con su posición marxista-populista. El blanco principal de sus ataques e improperios fueron fujimoristas y apristas; pero también el alcalde de Lima, Luis Castañeda, el cardenal Cipriani, las FF.AA. y la PNP -quienes combatieron y derrotaron al terrorismo de SL y de MRTA-, así como unos pocos periodistas íntegros que no forman parte del “cartel mediático” que la ha apañado durante años. Su máximo exponente fue la exalcaldesa de Lima, Susana Villarán, quien llegó al municipio enfundada de un halo de honestidad e integridad; y secundada por una caterva de regidores, funcionarios y adulones que pretendieron erigirse como exponentes de la moral pública. Sin embargo, su desastrosa gestión al frente de la MML motivó que se la sometiera a un proceso de revocatoria que vacó a la totalidad de sus regidores pero no a ella, luego de una controvertida campaña en la que Villarán contó con la ayuda de los publicistas brasileños Luis Favre y Valdemir Garreta. Este último ha declarado que sus honorarios ascendentes a $3 millones de dólares fueron pagados por las empresas Odebrecht y OAS, involucradas en los casos de corrupción de “Lava Jato”. Asimismo, por si no es suficiente, Jorge Barata confirmó que Villarán lo llamó para agradecerle la ayuda brindada.Su situación legal es sumamente grave. Tenía la condición de funcionaria pública y existe evidencia de que, a cambio de su ayuda, favoreció contractualmente a esas empresas. Villarán y compañía rendirán cuentas de sus actos dolosos a la justicia en un debido proceso, pero a la ciudadanía ya le demostraron que no son más que la encarnación de una izquierda corrupta e hipócrita que debe ser desterrada de la escena política nacional. 

tags