Opinión

JURISTA ULISES MONTOYA ASUMIÓ PRESIDENCIA DE HISTÓRICA FIA

COLUMNA: MIGUEL ÁNGEL RODRÍGUEZ MACKAY

02 de Julio del 2018 - 07:00 Miguel Ángel Rodríguez Mackay

La Federación Interamericana de Abogados (FIA) ha celebrado del 25 al 30 de junio, en República Dominicana, su 54° Conferencia en el marco de sus 78 años de existencia continental. Para orgullo de todos los hombres y mujeres del derecho peruano, y en general para todo el país, ha asumido la presidencia del mayor gremio de abogados de las Américas el eminente jurista nacional Ulises Montoya Alberti. La nueva membresía del querido Ulises, exdecano de la Facultad de Derecho y CC.PP. de la cuatricentenaria San Marcos y exdecano del Ilustre Colegio de Abogados de Lima (CAL), prestigia a la abogacía peruana. Marcaron época en la FIA eminencias del derecho peruano como Alberto Ulloa Sotomayor, nuestro más grande internacionalista del siglo XX, que presidió la delegación peruana a las asambleas interamericanas de abogados en La Habana (1941), Río de Janeiro (1943) y Santiago de Chile (1945), en que relievó el panamericanismo y el derecho continental en plena Segunda Guerra Mundial. También lo hicieron Hernando de Lavalle, que la presidió (1947-1949), y Andrés Aramburú Menchaca, decano del CAL dos veces (1968 y 1992), y presidente de la Academia Interamericana de Derecho Internacional y Comparado en 1963 -nacida del seno de la FIA en La Habana, en 1941, y que hoy preside Raúl Lozano Merino, también expresidente de la FIA-. También han destacado en los cónclaves de la FIA Fernando Vidal Ramírez, uno de los mayores exponentes del acto jurídico en el Perú; el otro sin discusión es Aníbal Torres Vásquez; además, el erudito José Antonio Ñique de la Puente y el mayor publicista del derecho constitucional peruano, Raúl Chanamé Orbe, los cinco exdecanos del CAL y sanmarquinos.

Ulises, con quien compartí la vicepresidencia de la Comisión Organizadora de la 51° Conferencia de la FIA en Lima (2015), está feliz y sus amigos peruanos y del continente, también. Humilde, discreto y fino de formas, como nadie, es tan brillante como lo fue su afamado padre, el jurista Ulises Montoya Manfredi. Hasta Santo Domingo viajamos los abogados y abogadas de Lima y el Perú entero, con nuestra decana, María Elena Portocarrero, para aplaudirlo.

tags