Opinión

Keiko y Muñoz

COLUMNA: LUIS ALFONSO MOREY

11 de Octubre del 2018 - 07:00 Luis Alfonso Morey

La detención de Keiko Fujimori marca un hito en la historia política del Perú. Su imagen enmarrocada es muy dura y puede generar un efecto de proporciones a nivel político. La decisión judicial de detención de Keiko y de otras 19 personas se basa en que supuestamente lideraría una organización criminal y sería responsable del delito de lavado de activos. El Poder Judicial ha señalado que la medida se ha dictado por fundados elementos de convicción que relacionan a Keiko Fujimori y a los otros investigados con el delito de lavado de activos, peligro de fuga y obstaculización de la investigación por los presuntos aportes de la empresa Odebrecht a la campaña de Fuerza Popular el 2011.

Nos hemos acostumbrado a que la gente vaya presa y luego sea juzgada para determinar su inocencia o culpabilidad, y eso es pésimo. Es abusivo privar de su libertad a una persona que colabora con la justicia y no rehúye a ella. En ese sentido, estoy muy en desacuerdo con la medida. Lo que corresponde es que todos los investigados se pongan a derecho y sean juzgados -en libertad- sin odio y sin venganza.

Mientras tanto, los acciopopulistas celebran el triunfo de Jorge Muñoz y algunos incluso festejan por la detención de Keiko. Muy desatinado el excandidato Barnechea al señalar que Acción Popular prácticamente tendría la Presidencia de la República el 2021. Mucho más cauto ha sido Muñoz, quien seguramente prefiere a Raúl Diez Canseco como candidato presidencial de la lampa para ese proceso.

tags