Opinión

Keiko y sus naranjitos

Dejemos que la justicia se encargue de aclarar si Keiko Fujimori tiene o no responsabilidad en el delito de lavado de activos.

11 de Octubre del 2018 - 10:56 Renato Sandoval

Los congresistas fujimoristas dicen que defenderán jurídica y políticamente a su lideresa Keiko Fujimori, encerrada desde ayer en una carceleta por una orden judicial de detención preliminar por 10 días. Esto mientras dure una investigación por pertenecer, supuestamente, a una organización criminal. A ella le acompañan otras 19 personas, todas de traje naranja.

En el campo jurídico, las cosas están claras. A la jefa de Fuerza Popular se le acusa por el manejo financiero de su agrupación, la que habría blanqueado dinero oscuro proveniente de la caja 2 de Odebrecht, la corrupta empresa brasileña que financiaba las campañas de los principales partidos del país, como quien pone sus huevos en varias canastas.

En el tema político, pujan mucho los congresistas de Fuerza Popular intentando quedar bien con quien les ha dado chamba por cinco años. Se desgañitan asegurando que defenderán a Keiko Fujimori con uñas y dientes, queriendo hacer creer a la opinión pública que se trata de una persecución política.

En su carta, Keiko Fujimori establece su defensa llevando la acusación al campo político, al supuesto revanchismo contra los naranjas por ser la Fuerza N° 1. No hay ni una línea que aclare su situación legal, nada para analizar su detención; sino que enfatiza el mensaje en su fortaleza espiritual y termina por victimizarse ante el presunto abuso del poder.

Los parlamentarios de su bancada no pueden hacer una defensa política utilizando el poder que les otorga el Estado, o sea todos nosotros. Al decir que defenderán desde la arena política a su lideresa, están cargando con toda la legalidad del mandato del juez Richard Concepción Carhuancho. ¿Y la independencia de poderes que reclaman cuando defienden al fiscal de la Nación, Pedro Chávarry?

A algunos reducidos mentales, quienes acusan al presidente Martín Vizcarra de esta maniobra del Poder Judicial, hay que decirles que no se dejen llevar cual borreguitos por la cantaleta naranja de que hay una venganza contra el fujimorismo. Dejemos que la justicia se encargue de aclarar si Keiko Fujimori tiene o no responsabilidad en el delito de lavado de activos. El resto son morisquetas para levantar la tribuna.

tags