Opinión

Kenji Fujimori y su compañía

Yo creo que no precisamente con ese nombre, sino como un personaje de la política aislado de lo que necesita el país.

01 de Febrero del 2018 - 09:02 Renato Sandoval

Ante la salida de Kenji Fujimori de Fuerza Popular, es válido preguntarse si nace un nuevo líder. Yo creo que no precisamente con ese nombre, sino como un personaje de la política aislado de lo que necesita el país. El único objetivo del benjamín de la familia era liberar a su padre, el condenado expresidente Alberto Fujimori. ¿Y ahora qué sigue?

La gente que camina con él, como los conocidos Maritza García y Bienvenido Ramírez (además de Clayton Galván, Marita Herrera, Guillermo Bocángel, Estelita Bustos, Sonia Echevarría, José Palma y Lizbeth Robles), digamos que no es la más idónea para efectuar propuestas coherentes. A la primera le han retirado su título de abogada por falsear documentos de colegio, mientras el segundo no se caracteriza, exactamente, por su abundancia en materia gris.

Si vemos el panorama en frío, sin apasionamiento, sin el antikeikismo, podremos pensar que el menor de los Fujimori no representa el liderazgo que necesita el país para planeamientos estratégicos de desarrollo político, económico y social. No basta con poner figuritas atractivas ni oponerse a Fuerza Popular. Hay pura panca.

No me llama la atención que, según la encuesta de Apoyo, un 38% de los encuestados que sabían sobre el proceso disciplinario de Kenji Fujimori pedía que no se le haga nada. ¿Y saben por qué? Porque el peruano promedio es indisciplinado y se identifica con quien se victimiza. Si a eso le sumamos el antikeiko, entonces están claros los resultados.

Por lo demás, es muy poco lo que la chochera del dictador puede ofrecer a los electores, en especial a quienes no comulgarán nunca con el fujimorismo y menos con quien está detrás de su carrera política: su padre. ¿Ya ven cómo ese floro del presidente Pedro Pablo Kuczynski de llamar a la reconciliación no funcionó? Mucho menos servirá si viene de un Fujimori.

Mientras tanto, veremos cómo Kenji Fujimori nos vende una imagen distinta del opositor de su hermana mientras dure el gobierno de PPK. El argumento de la liberación de su padre ya feneció y el rompimiento de Fuerza Popular pronto pasará a una mejor vida. ¿Con García y Bienvenido sumará votos? Solo vean -si los tienen- qué proyectos han presentado durante este periodo.

tags