Opinión

Kuczynski insiste

Columna: IVÁN SLOCOVICH

06 de Diciembre del 2017 - 07:30 IVÁN SLOCOVICH PARDO

El presidente Pedro Pablo Kuczynski no puede haber elegido un peor momento para insistir en su negativa de declarar anta la comisión “Lava Jato” del Congreso, tras al arresto de cinco empresarios que, según el Ministerio Público, se asociaron con la constructora brasileña Odebrecht para pagar una millonaria coima al expresidente Alejandro Toledo -bajo cuyo mando trabajó el actual jefe del Estado a inicios de la década pasada- a fin de ganar una licitación.

La justificación de Palacio de Gobierno es que, de acuerdo con un pronunciamiento pasado de la Comisión de Constitución del Congreso y un reciente informe legal del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, un mandatario en funciones está exceptuado de ir a una comisión investigadora del Congreso. No obstante, más allá de las normas y sus interpretaciones, el presidente Kuczynski ha debido responder las interrogantes de los legisladores.

Recordemos que inicialmente el mandatario se había negado a responder a la comisión “Lava Jato” argumentando que, durante una diligencia anterior por el caso del ex asesor palaciego Carlos Moreno, los legisladores lo habían maltratado verbalmente, situación que -hasta donde se sabe- nunca sucedió. Ahora la negativa de responder por su participación en la entrega de la concesión de la Interoceánica a un consorcio acusado de corromper a Toledo se basa en aspectos legales.

Sin embargo, más allá de lo que digan las normas o no, el presidente Kuczynski debería ser el primero en aclarar las dudas sembradas desde hace mucho sobre su participación en la concesión de la Interoceánica, cuando era miembro de uno de los gabinetes del presuntamente sobornado Toledo. Se trata de un mandatario en funciones que debería ser el primero en aclararle al país que tiene las manos limpias, antes de escudarse en tal o cual informe legal.

Hay una vieja y desgastada frase que dice “el que no la debe no la teme”; esta era una gran oportunidad para que el jefe del Estado la ponga en valor, mostrando su mejor disposición para responder todas las preguntas que le formulen. El buscar argumentos para negarse a explicar el caso no hace más que echar más sombras en momentos en que ya se puede creer en pocos. El Presidente debió marcar la diferencia, pero insiste en su negativa. ¿Por qué?

tags