Opinión

La brutalidad del chavismo

COLUMNA: IVÁN SLOCOVICH

08 de Julio del 2019 - 07:30 IVÁN SLOCOVICH PARDO

Contra todo pronóstico, el reporte sobre la situación de los derechos humanos en Venezuela elaborado por la comisionada de las Naciones Unidas, Michelle Bachelet, es lapidario para el régimen del tirano Nicolás Maduro, pues indica que se han producido seis mil 856 muertes extrajudiciales, lo que muestra el verdadero rostro de esa dictadura, cuyas inmundicias pretenden ser lavadas por diversos representantes de la izquierda continental y de nuestro país.

Esta escandalosa cifra se hace pública, casi al mismo tiempo en que se ha revelado oficialmente la forma en que fue asesinado el capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo, quien sufrió brutales torturas de parte de agentes del chavismo dentro de un centro de reclusión. Incluso, se ha confirmado que fue cruelmente electrocutado. Ahí tenemos, pues, la verdadera cara del chavismo, que ha destruido un país y se empeña por mantenerse en el poder.

La semana pasada también se han conocido las revelaciones del exjefe del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin), el general Manuel Figuera, quien desde Estados Unidos, y luego de traicionar a quien fuera su cabecilla Maduro, ha comenzado a dar detalles de las detenciones arbitrarias de opositores y de la siembra de evidencias dispuestas por el tirano. Incluso, ha confesado que recibió la orden de arrestar a la madre del mandatario provisional, Juan Guaidó.

Ante esta escandalosa cifra de muertos a manos de operadores de la dictadura y las revelaciones del desertor general Figuera, habría que ver qué dicen los defensores del chavismo lumpen. ¿Afirmarán que la “progre” Bachelet es una agente del imperialismo yanqui? ¿Negarán la veracidad de lo dicho por quien fuera el jefe del temido Sebin? ¿Insistirán en que en Venezuela hay democracia porque hay elecciones?

En el Perú sería bueno recordar muy bien, especialmente en épocas electorales, los rostros de quienes están del lado de la tiranía que carga oficialmente sobre sus espaldas con seis mil 856 muertes. Últimamente, vemos a Vladimir Cerrón como escudero de la dictadura, mientras los rostros visibles de la izquierda en el Congreso ya no saben qué palabras encontrar para justificar lo que sucede en Venezuela. Jamás debemos olvidar quiénes son ellos.

tags