Opinión

La chamba en el norte

​El director de la Autoridad para la Reconstrucción con Cambios (ARC), Pablo de la Flor, ha dicho que los alcaldes o los gobernadores regionales que no saben gastar, mejor ni miren el presupuesto para las obras pos El Niño costero. No le falta razón, pero habría que tomar las cifras con pinzas.

28 de Julio del 2017 - 07:00 Renato Sandoval

El director de la Autoridad para la Reconstrucción con Cambios (ARC), Pablo de la Flor, ha dicho que los alcaldes o los gobernadores regionales que no saben gastar, mejor ni miren el presupuesto para las obras pos El Niño costero. No le falta razón, pero habría que tomar las cifras con pinzas.

Aquí por el norte es bien sabido que algunas autoridades andan frotándose las manos para recibir el presupuesto de las obras de la reconstrucción. Algunas tienen buenas cifras de gastos de inversión y otras a duras penas gastaron el 50% de su presupuesto. Sin embargo, los números y los porcentajes pueden ser engañosos.

Miren, sobre todo en algunos distritos, los alcaldes tienden a gastar todo el presupuesto de sus ciudades en una obra grande, a veces inservible, y así llegan al fin de año con una ejecución de su gasto cerca del ciento por ciento. Otros, en cambio, planean repartir el dinero en pequeñas obras en varios sectores, y algunas se quedan en el camino. También están quienes no hacen ni uno ni lo otro.

Es decir, De la Flor tiene un propósito inteligente al decir que no entregará presupuesto a las autoridades que durante los dos últimos años (2015-2016) no han logrado invertir bien. No obstante, sería mejor que tenga en cuenta en qué han invertido y si las obras sirven; no vaya a ser que hayan disparado el dinero como monos con metralleta solo para llegar a la cuota de fin de año (¡encima el MEF los premia cuando gastan todo!).

Esa chamba de pasar el colador la deben tener los coordinadores regionales entre las autoridades locales y la ARC. Tampoco se la van a pasar sentados en reuniones de oficina sin aportar al trabajo de lo que será mejor para cada región. Hay bastante labor por hacer. 

tags