Opinión

La cuestión de confianza

COLUMNA: IVÁN SLOCOVICH

18 de Septiembre del 2018 - 07:30 IVÁN SLOCOVICH PARDO

El viernes último, con su abstención en la Comisión de Justicia en momentos en que se buscaba aprobar el dictamen sobre el Consejo Nacional de la Magistratura (CNM), el fujimorismo se disparó a los pies y generó una situación que el presidente Martín Vizcarra ha sabido explotar políticamente al apelar a la cuestión de confianza por las reformas judiciales y políticas que propuso el 28 de julio último en su mensaje al país.

Para cualquier persona que haya seguido más o menos de cerca el escándalo de los audios que han remecido al país desde la primera semana de julio último, es muy claro que el origen de la corrupción en el sistema judicial que tenemos ha estado en el CNM, que según la Constitución es el encargado de nombrar a todos los jueces y fiscales, así como de ratificarlos en sus cargos, ascenderlos o mandarlos a su casa si no sirven.

Si los jueces César Hinostroza, Walter Ríos o el fiscal Pedro Chávarry han llegado a esos cargos, ha sido por obra y gracia del CNM, ese donde en las últimas temporadas vimos a personajes como Guido Aguila, Orlando Velásquez e Iván Noguera, más conocido como el “Dr. Rock”. Obviamente, había que hacer cambios y dar una señal de que existía la voluntad del Congreso de eliminar las taras y la corrupción del pasado, pero la mayoría fujimorista se abstuvo y todo se frenó.

A ello se suma que a casi 30 días de presentados los cuatro proyectos de reforma judicial y política, el Congreso no había iniciado su revisión ni debate. Días atrás, cuando el presidente Vizcarra expresó públicamente su reclamo por la demora, recién el titular del Congreso, Daniel Salaverry, decidió dar prioridad al asunto. En las últimas horas, ante la pechada del Poder Ejecutivo, todos se han puesto ágiles en el fujimorismo, con lo que se aleja la posibilidad de un cierre del Legislativo.

Con las mencionadas dilaciones, el fujimorismo se puso en bandeja y permitió al Poder Ejecutivo aprovechar políticamente la situación al presentarse como el abanderado de lo que, para bien o para mal, pide la calle: el cierre del Congreso. Los próximos días serán decisivos para el Perú. Habrá que ver si el fujimorismo acata las exigencias, tal como parece hasta hoy, ante las presiones de Palacio de Gobierno, o si reacciona de otra manera.

tags