Opinión

La desesperación del chavismo terminal

​Nadie en su sano juicio puede estar en contra de la salida de un penal militar del opositor venezolano Leopoldo López, quien por decisión del régimen chavista de Nicolás Maduro, que controla todas las instituciones, en adelante cumplirá el resto de su condena de 14 años en su casa, al lado de su familia. La excarcelación del reo más famoso del penal Ramo Verde fue de sorpresa en la madrugada del sábado.

10 de Julio del 2017 - 07:30 Editorial

Nadie en su sano juicio puede estar en contra de la salida de un penal militar del opositor venezolano Leopoldo López, quien por decisión del régimen chavista de Nicolás Maduro, que controla todas las instituciones, en adelante cumplirá el resto de su condena de 14 años en su casa, al lado de su familia. La excarcelación del reo más famoso del penal Ramo Verde fue de sorpresa en la madrugada del sábado.

Sin embargo, una golondrina no hace un verano. El cambio de régimen carcelario de López es apenas una gota en medio de ese mar de calamidades democráticas e institucionales que es la Venezuela de Nicolás Maduro, quien debe haber estado muy presionado localmente y a nivel internacional para dejar salir a uno de sus mayores opositores.

Las fuerzas democráticas que luchan en todo el mundo contra el chavismo, instalado para desgracia de Venezuela hace poco menos de dos décadas, deben estar muy atentas con lo que pueda venir en las siguientes semanas, pues una dictadura bajo presión, así como es capaz de adoptar acciones como la salida de López a su casa, también puede tomar medidas torpes y desesperadas, como fue la semana pasada la toma de la Asamblea y el ataque a legisladores opositores.

El chavismo es un enfermo terminal. Sin embargo, en su afán por aferrarse al poder puede ser capaz de cualquier barbaridad en medio de un contexto en que las democracias de la región no pueden hacer más que gestos diplomáticos y los organismos multilaterales están atados de manos por los votos de los amigos de Maduro. Solo queda estar atentos a lo que se venga.

tags