Opinión

La extraña reacción del presidente Kuczynski

COLUMNA: EDITORIAL

05 de Marzo del 2018 - 07:30 Editorial

En lugar de molestarse y mostrar público rechazo al trabajo del Ministerio Público por interrogar a Jorge Barata, el hombre que según propia confesión dio dinero para las campañas de los principales actores políticos de este país, el presidente Pedro Pablo Kuczynski más bien debería explicar de manera más convincente la parte que lo compromete en este sucio reparto de dinero, pues se trata nada menos que del jefe de Estado en funciones.

El Mandatario ha dicho desde un inicio que nunca supo de la entrada de dinero sucio a su campaña del 2011, el cual, según Barata, fue proporcionado a través de Susana de la Puente, amiga cercana del Presidente y actual embajadora en Reino Unido, quien al igual que el resto de “emisarios” ha negado todo lo dicho por el brasileño en Sao Paulo.

Sin embargo, llama la atención la actuación del Mandatario, quien el viernes último salió públicamente a quejarse del Ministerio Público por interrogar a Barata, cuando se trata de un personaje clave para aclarar la gran trama de corrupción y sinvergüencería que golpea al país y que implica a expresidentes y a él mismo, quien se encuentra en ejercicio del poder. Dijo que todo se había convertido en un “show de televisión”.

¿Qué quería el presidente Kuczynski? ¿Que no se interrogue a Barata? Extraña la reacción del jefe de Estado, pues lo lógico hubiera sido que respalde toda labor que permita esclarecer este escándalo, que afecta la institucionalidad y la moral de todo un país. Si asegura que es inocente y que no sabía nada del dinero que habría recibido la embajadora De la Puente, ¿por qué tanto malestar? ¿Quién aconseja al Mandatario?

tags