Opinión

La fórmula del éxito

Esa receta mágica no existe, nunca se sabrá si lo que hiciste finalmente será un éxito

13 de Mayo del 2018 - 08:56 Johnny Padilla

Si existiera la fórmula exacta e infalible para conseguir el éxito en la industria del entretenimiento y alguien la hubiera encontrado, definitivamente no le alcanzaría la cuenta bancaria para ingresar tanto dinero por la venta de esa receta mágica. Pero no: esa fórmula no existe ni existirá. El compositor nunca sabrá si la canción que escribió será un hit, el director de una cinta tampoco tendrá la seguridad de que su propuesta terminará siendo un éxito en la taquilla o el guionista de una serie o telenovela jamás conocerá si la historia que salió de su imaginación logrará que fieles espectadores se enganchen y deliren con sus tramas y personajes. Así funciona el negocio. Solo queda arriesgar, apostar, trabajar sin pausa. Pero claro, para no estrellarse de cara ayuda mucho el oficio, la experiencia, el trabajar sostenidamente en la industria para identificar algunos elementos a usar que permitirán luego que tu propuesta logre cierta fuerza que ayude a enfrentarse a lo que se viene, lo más vital: la decisión del público. Hace unos días dos producciones nacionales de ficción, Ojitos hechiceros y Torbellino: 20 años después, corrieron distinta suerte o, mejor dicho, “el público decidió su suerte”. Los responsables de la primera telenovela anunciaron con bombos y platillos que debido al éxito de la historia y la buena audiencia están pensando alargar la trama. También sus productores revelaron que los protagonistas de la teleserie dejarán los sets de televisión por los escenarios para presentar espectáculos musicales en vivo como una suerte de agradecimiento al público por su preferencia. La segunda de las telenovelas, de Iguana Producciones, se despidió del aire con solo 30 capítulos de los 40 que se habían previsto. Sin mayor aviso, se apresuró el final cortando escenas previamente grabadas y se sacó del aire. La audiencia desde su estreno fue bajando y las decisiones en televisión son drásticas; te ven o de lo contrario adiós. ¿Por qué funcionó una? ¿Por qué fracasó la otra? Hay muchas variables, demasiadas, si se quieren analizar triunfos o derrotas, y mucho más si estas se encuentran relacionadas con el gusto de la gente. Pero hay una que es básica y a partir de la cual se derivan todas las demás: la identificación, la empatía. Si los televidentes no se “enganchan” con tu propuesta y no se ven reflejados en las historias que propones, estás destinado al fracaso. Allí empieza todo. No habrá fórmulas para el éxito, pero sí pautas para conseguirlo. ¡Atentos!

tags