Opinión

La idoneidad del ministro Jorge Meléndez

COLUMNA: EDITORIAL

16 de Octubre del 2019 - 07:30 Editorial

La defensa del ministro de Desarrollo e Inclusión Social, Jorge Meléndez, quien niega una injerencia en la contratación de la madre de su hijo en la Comisión de Ética del Congreso, tiene el peso de una pluma. Como tal, en cualquier momento puede caer al vacío.

Janet Sánchez, la excongresista del partido que también cobijó a Meléndez, ha confirmado la información. Según precisa, cuando ella presidía dicho grupo de trabajo, fue el actual ministro quien le solicitó darle un espacio a una persona ligada directamente a él. Por lo tanto, surgen varias preguntas. ¿Cómo es que llegó el legajo profesional de la madre de su hijo? ¿No sabía el señor Meléndez que ella estaba postulando a un cupo de trabajo? ¿Sánchez y Meléndez, al ser miembros de una misma bancada, no sabían de quién se trataba?

Este gobierno de Martín Vizcarra, cuya insignia política es la lucha contra la corrupción, también debería deslindar de aquellas personas que utilizan el cargo público para sacar un provecho personal. Es lo mínimo que debe hacer para no apañar estas conductas.

Jorge Meléndez, con la vieja argucia de la discriminación de género, sostiene: "Yo lo que les pido es que no expongamos más a esta señora, porque es una mujer y hay que respetar su condición de mujer. Aquí no hay nada irregular, no hay nada ilícito”. ¿Vuelta a la página?

Quedan muchas dudas acerca de la idoneidad para el cargo del ministro Meléndez, más aún en un puesto tan sensible, en el que tiene que velar por los más necesitados, por quienes luchan por un trato igualitario, sin recortes de derechos.

La acusación contra el ministro no debería pasarse por alto. El jefe de Estado, Martín Vizcarra, tendría que salir a respaldar o separar a este funcionario, salvo que adopte el siempre cómplice silencio.

tags