Opinión

La lección que nos deja el Niño costero

El llamado Niño costero y los descomunales efectos que ha producido en la costa central y norte del país nos hacen ver lo vulnerables que somos ante las emergencias

03 de Abril del 2017 - 07:05 Editorial

El llamado Niño costero y los descomunales efectos que ha producido en la costa central y norte del país nos hacen ver lo vulnerables que somos ante las emergencias, lo cual debe ser muy tomado en cuenta por las autoridades y ciudadanos al momento de pensar en lo que sucedería en el país una vez que se produzca un gran sismo como el que prevén los especialistas.

La tragedia de este verano que se va ha desnudado las limitaciones de los gobiernos regionales y de los alcaldes, así como las dificultades para canalizar ayuda humanitaria y repartirla en las zonas más alejadas, pese al esfuerzo de las Fuerzas Armadas, que han puesto toda su capacidad operativa para atender a los más necesitados.

Los sistemas de salud tampoco han estado en condiciones de atender a los afectados por las lluvias y desbordes, a pesar de que el número de víctimas no ha sido considerable en comparación a lo que sucedería en caso de un terremoto, en que la gente necesitada de curaciones y medicina se contaría por cientos o miles en la zona afectada.

La tragedia que vivimos por estos días nos hace ver que somos mucho más vulnerables de lo que suponemos y que ante un gran sismo que no avisa, a diferencia de las lluvias y las crecidas de los ríos que al menos dan un plazo para ponerse a buen recaudo, miles de peruanos la podríamos pasar muy mal. Aprendamos de esta lección a fin de evitar muchas muertes una vez que se produzca el terremoto del que nos alertan los expertos.

tags