Opinión

​LA LIBERTAD DE OPINIÓN A PRUEBA EN EL CAPITOLIO

En esa misma línea, el pedido de Trump y de otros políticos para doblegarla, buscando que la congresista calle, es amenazante y condenable

09 de Marzo del 2019 - 07:32 Miguel Ángel Rodríguez Mackay

La congresista demócrata de religión musulmana, IIhan Omar, está en la mira de los republicanos y, en general, de los políticos que en el Capitolio (Parlamento de los Estados Unidos) mantienen un sesgo contra todo aquello que tenga una carga con origen en el Islam, poniéndole el ojo a la activista por sus recientes declaraciones consideradas antisemitas. Su repercusión ha tenido mucho eco, llevando hasta al propio presidente Donald Trump a pedir su desafuero. Pero Omar también cuenta con seguidores y así las cosas, medio divididas, han hecho que esta musulmana de origen somalí, que llegó a EE.UU. en calidad de refugiada cuando niña, termine envalentonada frente a quienes quieren verla realmente defenestrada. Estoy de acuerdo en que las manifestaciones antisemitas son deplorables, como la que aparece en la Constitución de Irán, que inaceptablemente afirma la “extinción del Estado de Israel” o las febriles posiciones de Hamás, que ni caso quieren hacer a las que derrocha prudencia, de parte del presidente palestino, Mahmud Abás. Todo tiene sus límites, eso es verdad. En esa misma línea, el pedido de Trump y de otros políticos para doblegarla, buscando que la congresista calle, es amenazante y condenable.

He repasado sus declaraciones y se trata solamente de opiniones, es verdad, bastante apasionadas, pero no por ello dejan de ser la genuina expresión de un comentario o una opinión -con alto contenido político- en un país cuya grandeza nacional se hizo a partir de la libertad de expresión, convertida en el más importante imaginario de la denominada “Gran nación americana”, como fue desarrollada por los teóricos estadounidenses del “Destino Manifiesto” desde que se independizaron de Inglaterra, el 4 de julio de 1776. IIhan, que fue elegida representante al Congreso por el Estado de Minnesota, no parece sentirse inhibida ni atemorizada y quizás su carácter sea su principal mecanismo de defensa. Tengo una opinión formada y conocida del problema entre Israel y Palestina y creo que para conseguir una paz permanente, con plenitud de satisfacciones para ambos pueblos, será necesario enterrar los radicalismos y afianzar la tolerancia.

tags