Opinión

LA PROTESTA DE LAS MISSES

Columna: Jorge Esteves Alfaro

31 de Octubre del 2017 - 07:30 Jorge Esteves

Hace una semana el club más popular de Argentina, Boca Juniors, se unió a la campaña #NiUnaMenos y tomó una decisión histórica. En apoyo a la lucha contra la violencia de género en su país, prescindió de los servicios de las porristas llamadas “Las Boquitas”, que animaban las previas de los partidos en el estadio “La Bombonera” desde los años noventa. La explicación de los directivos del club xeneize fue que de esta manera se evitará la cosificación de la mujer y la exposición de su cuerpo.

Esta es solo una de las medidas de las instituciones argentinas para combatir la violencia de género. Se recuerda que hace algunos meses un grupo de colectivos convocó a todas las mujeres del país a interrumpir sus jornadas de trabajo por una hora, como protesta tras la violación y asesinato de una adolescente de 16 años.

En nuestro país, el último domingo, las participantes en el concurso de belleza Miss Perú realizaron un acto de protesta contra la violencia a la mujer. En vez de sus medidas físicas, dieron las cifras de esta penosa realidad. “Mis medidas son 89% de las denuncias de agresiones a la mujer siguen en la Fiscalía”, dijo una. “Mis medidas son más del 25% de niñas y adolescentes son abusadas en su centro educativo”, enfatizó otra, con el fondo de las portadas de los diarios del Grupo Epensa y su campaña #UnidosPorTodas.

En el Perú, con 256,109 casos de ataques sexuales reportados en los últimos 18 años, se necesita que las instituciones más influyentes y la población se involucren más decididamente en esta lucha.

Como vemos, las terribles cifras indican la permanencia de la violencia contra la mujer en el tiempo. Por eso nuestras manifestaciones no pueden ser eventuales y de allí desatenderse hasta la próxima. En este momento, todo nuestro rechazo tenemos que volverlo acción antes que contemplar la realidad sin mediaciones.

Además, el momento actual demanda una concertación de voluntades políticas para hacer posibles leyes y así abordar con rigor este problema tan terrible. Nadie quiere seguir observando la inoperancia de los congresistas, muchas veces alejados de los reales intereses del país.

tags