Opinión

La raíz del mal

COLUMNA: IVÁN SLOCOVICH

11 de Julio del 2018 - 07:30

De nada servirá el terremoto con epicentro en el Poder Judicial y el Consejo Nacional de la Magistratura (CNM), desatado tras los audios difundidos por IDL-Reporteros y Panorama, si luego de tomar las medidas correctivas inmediatas, no se apuesta por una reforma profunda que nos permita tener un sistema judicial confiable, sin corrupción y propio de un país civilizado, y no de una republiqueta bananera perdida en el mapa.

Si solo se echa a la calle o incluso se mete presos a los implicados en esta mugre, poco o nada se habrá avanzado en encontrar una solución de fondo que saque a nuestro sistema judicial de donde está desde hace décadas. Para empezar, urge reformar ese CNM, donde parece que todo se compra y todo se vende. ¿Qué jueces y fiscales pueden salir de esa entidad? Proyectos de ley existen hasta de sobra en el Congreso. Es momento de sacarlos del cajón del olvido y ponerlos a debate.

La situación actual del CNM ha llevado, por ejemplo, a que la Corte Superior de Justicia del Callao haya terminado embarrada hasta el cuello. Tengamos en cuenta que el Primer Puerto es escenario de múltiples delitos relacionados con la salida de droga por mar. ¿Qué garantía podemos tener de que se sancionará debidamente a los maleantes que ahí operan? No dejemos de lado la galopante corrupción en la vecina provincia. ¿Se podrá juzgarla así?

De otro lado, si ampliamos el espectro, vemos que vivimos en un país abrumado por el crimen, la extorsión y la violencia familiar, especialmente contra la mujer, todo lo cual debe ser investigado y juzgado por un sistema que esté a la altura, y no por el que vemos actualmente, en que unos ponen a sus “mejores amigos”, negocian votaciones para colocar a sus candidatos a determinados cargos o piden “diez verdecitos” como “garantía”. Un asco.

En estos momentos, la indignación generalizada tras la difusión de los audios debe llevar a que se produzcan cambios profundos en el sistema judicial, y no meros paliativos para alegrar a la tribuna. Un buen primer paso debe ser la reforma integral del CNM, que parece ser la raíz de todo este mal, que lleva a que incluso delincuentes de temibles prontuarios o violadores estén caminando libres por las calles gracias a ciertos jueces y fiscales que más bien deberían estar tras las rejas.

tags

    Más de