Opinión

La suerte del Movadef

COLUMNA: IVÁN SLOCOVICH

09 de Agosto del 2018 - 07:30 IVÁN SLOCOVICH PARDO

Los peruanos debemos estar muy atentos ante el próximo inicio del juicio oral contra los integrantes del llamado Movimiento por la Amnistía y los Derechos Fundamentales (Movadef). Este grupo de fachada de Sendero Luminoso en los últimos años ha tenido demasiada suerte; pues inexplicablemente, pese a las evidencias, Alfredo Crespo y compañía estarán afrontando su proceso en libertad y no tras las rejas de manera preventiva.

Resulta irónico que, en un país donde te ponen prisión preventiva hasta por situaciones muy cuestionables, tengamos a los miembros del Movadef libres desde hace años, mientras el Ministerio Público se tomaba todo el tiempo del mundo para establecer los evidentes nexos entre esta gente y los cabecillas terroristas presos. El audio que el martes hizo público Latina, del cual hemos dado cuenta ayer en Correo, es del 2011 y dejaba muy clara la conexión. ¿Por qué recién ahora se inicia el juicio?

Es por eso que los peruanos debemos estar muy atentos a este proceso contra los del Movadef, que desde el 2014 han sido tratados con suma benevolencia. ¡Ni arresto preventivo les pusieron! Es imposible confiar en el Ministerio Público y en el Poder Judicial, que por cuatro años han dejado actuar a esta agrupación, la cual no es más que el “brazo político” de la banda terrorista Sendero Luminoso, que carga sobre sus espaldas 30 mil muertos y la casi ruina de un país.

Tengamos en cuenta que durante estos años, mientras los fiscales y los jueces se daban su tiempo para descubrir lo evidente, estos terroristas asolapados han hecho marchas callejeras a favor de la liberación del cabecilla de su banda, presentado libros, levantado mausoleos que nadie se atreve a demoler y lavado cerebros en las universidades públicas; todo ello efectuado bajo las directivas de Guzmán, ahora llamado “doctor”, y de Elena Yparraguirre, con el nuevo alias de “la profesora”.

A los terroristas no se les puede dar el menor espacio, por más que ahora se quieran presentar como “actores políticos” en nombre de la “reconciliación” tras la matanza que provocaron. Las pruebas del nexo entre Movadef y Sendero ahí están. Las leyes para mandarlos adentro también existen. ¿Qué están esperando? Son casi cuatro años desde que la Policía acopió las evidencias y hasta el momento no pasa nada. Todos siguen libres. Qué suertudos.

tags